miércoles, 15 de noviembre de 2017

Hay que escribir
-me digo-
Que ya está bien
lo de no dejar constancia
de que casi todo
por una puta vez
es maravilloso.

Ahora ya puedo
crear imágenes
de mi
en tercera persona y
de lo que he dejado atrás.

Heme sin pantalones
de pie, en calzoncillos,
al lado de mi madre.
Por enésima vez
me está enseñando
cómo se cose
un pantalón roto por la entrepierna.

Casi todo
por una puta vez
es maravilloso.