viernes, 27 de junio de 2008


Non falo galego.
Falos los justos y necesarios.
Para faro, el de Estaca de Bares.
Fallo los penaltis.
Callo cuando abres la boca.
Callos, a la portuguesa.
¿Sallo?Me lo quite el 40 de febrero.
¿salgo? No, aún no.
Talgo, tren alta locomocion.
Talogo, si, me voy.
¿tasloco? ¡Te matarás!
Más poco.
Te toco, y tiemblo.
¡un moco!
¡un loco!
¡el coco!
¡Sálvese quien pueda!
Cuando lloreis, llorad de rabia o alegría.
Llorad cuando la gente venga.
Queda terminantemente prohibido
llorar en andenes o aeropuertos,
de esto no se libran estaciones
de autobuses.
Llorad cuado eliminen a vuestro equipo
de una manera poco justa.
Llorad cuando ganeis copas,
diplomas y trofeos
y os los entreguen reyes y presidentes
del gobierno.
No se permite llorar comiendo,
ni haciendo el amor,
ni mientras el que os mira a los ojos
se ríe sin saber por qué.
Se incentiva al que ríe por no llorar
y al que no sabe por que se ríe.
Bajo pena de destierro, queda vetado
llorar sin justificar razón convincente.
Queda suspendido indefinidamente
el tráfico de metro entre las estaciones
de Distancia y Esperanza, tienen a su
disposición un servicio adicional
-sin coste alguno para los viajeros-
de tren Bala con parada en Estocolmo.
Se prohibe llorar por el pasado
ya sólo se permite llorar por futuros
reencuentros en andenes, aeropuertos,
rellanos, heladerías y playas catalanas.

Y ahora, con su permiso, me voy a llorar de felicidad.

miércoles, 25 de junio de 2008

Confío en unas gafas de sol,
en su opacidad para los
del otro lado del cristal.
Pero a veces no me fío
de esa cualidad.
A veces las muchachas,
detrás de sus enormes
anteojos de aviador
que las hacen parecer moscas,
me miran con una mueca de asco
y con sus pantorrillas al sol
las oigo decirme:
"Deja de mirarme las tetas cretino".
Pero ellas no saben que
mis gafas ven más allá.
Se les sube el ego a la cabeza.
No las miro a ellas,
no veo nada detrás de los cristales.

martes, 24 de junio de 2008

-Estoy cogiendo notasde las asignaturas que me ofertan en Perugia y me estoy dando cuenta de que cuando escribo en italiano me sale una letra preciosa.
- ¿qué te creías? ¿qué el que un idioma fuera bonito se notaba sólo en la pronunciación?
-¡cabrona!¿no puedes estar dos frases sin hacer poesía?
Ella se ríe y le escribe:

"estoy cogiendo notasde las asignaturas que me ofertan en perugia
y me estoy dando cuenta / de que cuando escribo en italiano / me sale una letra preciosa"

Después le dice:
-Eso, señor, es un poema.

Quisiera escribirte algo, y ponerlo en cursiva para desligarlo de lo que escribo. Pero me he acordado de que esto no es un diario. Bueno, a veces si.
Me he colocado las vistas desde tu salón
en el fondo de escrtitorio
y me gusta imaginar que me doy la vuelta
y te encuentro espiándome como un gato.
Pero no me hace falta darme la vuelta.
Sé que estás ahí. Te oigo respirar.
Me niego a aceptar que sea el eco de ayer.

La Tormenta. Cap.2

Un día la arquitectura moderna se quemó a lo bonzo. Y los inquilinos y visitantes intentaban huir por túneles y salidas de emergencia que no llevaban a ningún lado.
Y cuando me faltes
le haré el amor
a tu invsibilidad.
¿Dónde?
Da igual, yo te quiero
en todas partes

sábado, 21 de junio de 2008

Tengo una flor en el estómago
y cada vez que te veo se abre.
Si no no cierro la boca con
fuerza se me escapan las hojas
por la boca.

viernes, 20 de junio de 2008

La tengo tan cerca que no la puedo ver. Y de repente...
-¡que no!¡Qué son marido y mujer!¿no ves que se han besado?
Vienen voces agudas de un columpio.
-¡Pues no! Porque son jóvenes, y no se casan.
Otra voz más aguda aun, responde a la anterior.
Ella y yo nos reímos.
-Pues mi madre me ha dicho que los que se besan son novios.
Sabia afirmación.
-¡Hala! ¿Ves? ¡Ya se han besado!
Un niño lo celebra, él tenía razón.
Marido y mujer.

jueves, 19 de junio de 2008

In fragancia

Estás llegando,
te veo al final de la calle,
y cuando faltan 50 metros,
dejas de ser tú.
Te cambias de ropa
y apareces al final de la calle.
Estás llegando,
y cuando faltan 50 metros
aparece tu sombra
en mi libreta.

martes, 17 de junio de 2008

En Callao.
Como los barcos
en las playas
que despitan
su sonar.
Como el festival
de musica
electrónica
que hay en
Barcelona.
A las 7.

Veles a Vents

No te entiendo Raimon.
Pero no pasa nada ¡no te preocupes!.
Aqui, dentro de esta suma de
nervios y materia, hay algo
o alguien que parla catalá.
Y hace que todos nos emocionemos.
Que el vidrio se moje,
que el cuero se arrugue,
que el cable se tense
y todo se haga pequeño.

lunes, 16 de junio de 2008

Lo reconozco, de acuerdo.
Esta noche me he vuelto a
inventar una vía láctea
a golpe de una escalera de esas
mías con cinco peldaños.
Y lo he hecho pensado
en sus poemas.

Me siento minúsculo joder!

domingo, 15 de junio de 2008

Hablo solo por la cocina.
Abro la nevera para coger algo
y oigo el eco de mi voz.
Medio limón parece que me entiende
y el vacío frío responde por él.

sábado, 14 de junio de 2008

La ladronzuela de palabras

Yo tenía las palabras perfectas.
Escondidas en algún sitio.
Echaba mano de ellas sin
saber muy bien dónde estaban,
donde vivían...
Pero desde que llegaste
y te fuiste
tan fugaz...
O se han muerto de repente
o te las has llevado contigo
a esa ciudad que está donde queremos,
detrás de todos los horizontes
que puedas saltar de una zancada.
Desde entonces me salen poemas
sin metro, sin rima, sin calor.
Mientras a ti, te salen...per-fec-tos...
Todo el día, toda la tarde...
5 minutos de nada a las puertas del
cielo de tu paladar.

viernes, 13 de junio de 2008

Por suerte lo del masetero de ayer no es más que unas paperas mal diagnosticadas que se terminan convirtiendo en parotiditis. Uno se queda mucho más tranquilo. La doctora que me atendió tenía en la frente una de esas parabólicas que salen en los médicos de los picapiedra. Me hizo bastante gracia, pero más aun cuando noté que ese plato de café funcionaba y servía para algo.

Mi doctora, simpatiquísima y muy agradable, en medio de la cita se sacó de la bata una moleskine para cerciorarse de que me estaba recentando lo que me tenía que recetar. Y desde entonces la delaté. Sus pequeñas gafas de pasta, su Moleskine, su sentido del humor (Le dije que se me había inflamado el masetero y me preguntó si había leído en internet o estudiaba enfermería, a lo que respondí lo segundo para, una vez que veía que la cosa iba demasiado lejos, confesarle que estudiaba humanidades. Me llamó cabrón) y que tarareara a Deluxe no dejaban duda alguna. Era una india.

Una india me estaba curando.

jueves, 12 de junio de 2008

El masetero es un músculo maxilofacial
que une alguna parte de la cabeza con
ese huequecito de debajo de la mandíbula
que es tan dificil de afeitar.
A veces, cuando el masetero se inflama,
hace que tengas una cara de pan
solo en la mitad de tu rostro.
A pesar de que la libertad de movimientos
de la mandíbula no sufre una amputación
ni restricción por dolor,
el cuello sufre con cada movimiento
ambilateral que se produzca.
La risa está prohibida. Y eso escuece.
Me miro en el espejo, y parece
que he encorgado treinta kilos en el lado izquierdo.
Quiero reirme, pero no puedo. Y eso jode.
pero qué poca emoción dormir en una cama de la que no te puedes caer

miércoles, 11 de junio de 2008




No sé ellos, pero a mi la luz filtrada por las nubes, la lluvia en la ventana, el viento azotando las persianas, la pipa, la luz del fuego, un libro del que no recuerdo el título y una café al pie del sillón me estában vovliendo idiota y diciendo que algún día me acordaría de ese día y ese momento.
Aquello era estar bien.

martes, 10 de junio de 2008

Resulta que hay por ahí una ciudad que no me conoce pero sabe que le hago falta.
Y ahora juego a ser raro.
Y escribo en el otro lado
de este papel de cristal.
Y de repente hago la letra pequeña,
para que sea sospechosa;

para que sospeches.
Porque cuando sospechas
entrecierras los ojos,
se te hace la boca pequeña.
Y me encanta disiparte las sospechas.
Mira, ahora me doy cuenta
de que últimamente
solo escribo
pensando
en ti.
Y que siempre vuelvo al
principio.
Y a la izquierda
Es entonces, en el autobús,
cuando te imagino engullida
por la boca del metro.
Y me imagino a mi,
levantándome del asiento
abalanzándome sobre la luna,
sin despegue ni cuenta atrás,
para golpearla e inútilmente
gritar tu nombre
para que te des la vuelta
y te vea la cara.
Sólo para eso.
Y para mostrarte la sonrisa
que me ha dibujado
tu sola presencia.

lunes, 9 de junio de 2008

De gorriones

Un gorrión -siempre gorriones- va dando saltos. Recorre unos metros. Luego se da cuenta: "Joder, ¡si tengo alas!".
UN gorrión -siempre gorriones- va dando saltos. Recorre unos metros.

sábado, 7 de junio de 2008


La droga hizo que cada poquito
de ceniza que tiraba en el cenicero
se convirtiera en un ratóncito.
Al terminar el cigarro
tenía un montoncito de ratones
que ni si quiera habían abierto
aún los ojos.
Hoy son ya hamsters grandes.
Y yo he dejado las drogas.
Menos una.

viernes, 6 de junio de 2008


Dejadme en paz.
Me he hecho una pipa.

miércoles, 4 de junio de 2008

Como un caracol con dolor de muelas.
Casi tanto como a él,
me duele a mi la cara,
y las manos,
y el aura,
de hacerte sonreir.

Érase una vez un hormiguero en medio de una plazuela de toros.
Un hormiguero que, por regla general, tenía cosquillas.
A tal hormiguero solo se llega
de una forma:
Una escalera de caracol,
besos y dedos hábiles.
Algo más abajo, una piruleta
que nunca se acababa.
Y vigilando todo esto, yo.
Viéndote sonreir a medio flexo
mientras ambos tenemos en
mente la misma canción.



"Jugando a vaqueros y haciendo un poco el indio..."
Foto: (curioso y mera casualidad googeliana) Eurekakids

martes, 3 de junio de 2008

Atado

Tengo una cicatriz.
Un recuerdo del verano del dosmilsiete.
Por mucho que crezca,
por muy calvo que me quede,
por muy sabio que llegue a ser,
por mucho que mucho,
siempre estará ahi.
Recordándome que yo también he sido joven
Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mmi para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonría por debajo de la que mi mano dibuja.
Julio Cortázar Rayuela, 7.

Bebé Rocamadour, bebé, bebé, Rocamadour:
Rocamadour, ya sé que es como un espejo. Estás durmiendo o mirándote los pies. Yo aqui sostengo un espejo y creo que sos vos. Pero no lo creo, te escribo porque no sabés leer.
Julio Cortázar. Rayuela, 32.

Buscaba el capitulo 32 para ponerlo aqui. Pero he encontrado el 7 y lo he sabido encajar en mi cabeza. (¿?) Por eso lo pongo

lunes, 2 de junio de 2008


Janis...siempre quejándose de que no tenía nadie a quien querer. La Hippie por antonomasia, la eterna banquera de paz y deudora de guerras. La yonki más simpática de la historia. La más yonki. Siempre ha conseguido de algún modo u otro encajar su música en mi y en la situación.
Cuando he llorado de alegría.
Cuando me he reído por no llorar -a veces también de alegría-.
Cuando he hecho el amor.
Cuando me han hecho el amor.
Cuando las fuerzas me han fallado.
Cuando me he levantado como un rayo de la cama.
Janis...
Dame de tu droga.
Asi podré encagarle a la gente.
Para que, cuando me recuerden, siempre sea para algo bueno o para aliviar como tú lo haces conmigo.
Cuando lloren de alegría.
Cuando hagan o les hagan el amor en un coche.
Cuando las fuerzas les fallen.
Cuando se levanten de la cama.
Cuando despidan gente en los aeropuertos.

domingo, 1 de junio de 2008

Escribo en el coche.
Volviendo a casa.
Nunca había escrito tan rápido.
A 110 kilómetros por hora.

Vivo cerca de la orilla.
No hay petroleros.
Ni bañistas, ni hoteles.
Sólo estamos yo y mi tú imaginaria.
Pasas la mano entre las espigas
y te la secas en tu pantalón.
Podríamos llegar al horizonte,
andando, simplemente.