miércoles, 30 de julio de 2008


Exigencias del guión.
Mutis por el foro en un telón de cemento.
Se besan apasionados, ella llora.
Plano contrapicado.
Luz occipital sobre la cama.
"Apaga la cámara, déjalos seguir".
Se besan en silencio.
Llora sin querer.
Esto no estaba en el script.
No hay diálogo definido, a lo Dogma 95.

martes, 29 de julio de 2008


Cuando sobran las palabras
para reirnos de las pintas
de los periodistas.
Cuando se estiran los labios
y se asoman tus dientes.
Soy feliz.

lunes, 28 de julio de 2008

"el ron negrita, de tus labios, me sabe a cacique, o brugal con cola."

Romanticismo quasietílico a la orilla del Duero

sábado, 26 de julio de 2008

no me gusta
aunque digas que a ti si
que me beses
despues de fumar.

lunes, 21 de julio de 2008

¡que me voy!
¡que me largo dando palmas!
con las orejas
por bulerías
por tanguillos
por fandangos
camino de tu casa
a una ciudad que no conozco
más que por su olor.
¡Empiezo a irme!
En busca de mi espíritu
y del suyo.
Adiós señores.
¡Ya me fui!

sábado, 19 de julio de 2008

Cuando pasó lo que os voy a contar mis tetas llevaban creciendo a penas 6 años. Por entonces el alcohol y las drogas ya me había hecho perder la cuenta de las primaveras que tenía y sólo llevaba la cuenta desde la primera vez que me miré de perfil al espejo y vi que lo que me devolvía no era el perfil de los años anteriores.
Yo era una chiquilla trémula e inquieta. Durante el día devoraba libros. Muchas veces no eran lecturas recomendadas por pedagogos ni educadores. Novelas en las que la palabra polla o polvo aparecían más veces que las preposiciones o donde señores maduros fantaseaban con chicas que tenían mi edad. Bokovsky y la archiconocida “Lolita” del señor Nabocov (su nombre ya me ponía cachonda). Me los pude haber leído probablemente más de tres veces al año, intercalándolo con los deberes de mi instituto.
Poco después empezaron a llegar las drogas. Y compañías tampoco recomendables. Cuando mis tetas ya tenían cinco primaveras alguien, ya no logro recordar quien, me invitó a mi primera raya de cocaína (el alcohol y el tabaco los descubrí en casa, en el bolso de mi madre y en el mueble bar de mi padre. Y por entonces creo que no me habían empezado a crecer). Siempre me las ingeniaba para encontrar alguien que me invitara a una raya. Cuando no eran amigos de mi hermano eran personas que en cafeterías se enamoraban de mi culo y terminaban echándome un polvo en las escaleras de su casa, antes de si quiera poder llegar al dormitorio.
No, yo no tuve adolescencia, y si la tuve pasó demasiado deprisa. Ahora que mis tetas ya se empiezan a caer y no me han salido las primeras patas de gallo tengo apenas recuerdos difuminados por miles de sábanas, miles de rayas, miles de polvos insatisfactorios, cuatro polvos a los que llamo “El mejor polvo de mi vida”, miles de dólares invertidos en alcohol, drogas y una pequeña casa en Arkansas y miles de miles. No, pero al fin y al cabo he vivido bien, sin amigos, pero bien.
Conozco al dedillo la discografía de todos los grupos de los 70, me digas el que me digas, me menciones la canción que me menciones te sé decir el año que se produjo, la discográfica, los componentes del grupo e incluso la cantidad de tripis que me metí en su concierto. Si alguno coincide con uno de los polvos de mi vida te sé decir el número de la matrícula del coche que me llevó a casa.
Si, la palabra que mejor me define es “Precoz”. Precoz para las drogas y para todo.

El bar inspira

miércoles, 16 de julio de 2008

El sol pega lo suficientemente poquito como para hacer que la mañana sea perfecta y no merezca la pena bajar a trabajar. Es mejor escribir poemas, u olvidarte de dar al enter y convertirlos es estas cosas que hacía hace unos años y de las que tanto reniego ahora.
Me voy por las ramas.
Dan martillazos
¡Anda un poema!
No, es una broma. Hoy ganaremos el mundial.
Desayuno con ella -con su invisibilidad- anoche hicimos el amor y se le nota en los ojos. Me he levantado antes que ella y también se le nota, va descalza y con el pelo recogido en un moño sujeto con un lapicero de mi colegio. Está tan sorprendida como yo del resultado de las fotos, y no quiere ponerse a pensar cual va a mandar ampliar. Ambos nos extrañamos con los colores raros que han cogido. "Si está nublado, tu cámara tiene a azules. Si hace sol tiene a sepias preciosos". Sólo la oigo yo.
Yo respondo "te echo mucho de menos". Sólo ella puede oirme. Y no puede evitar sonreir.
Quiero ser un niño
y estar en tu campamento.

martes, 15 de julio de 2008

tataratatarasobrinoconcuñado de Gregorio Samsa

Yo soy una enorme cucaracha.
Un chamán me ha dicho que
soy descendiente directo
de un tal Gregorio Samsa.
Vivo en un museo sin cuadros.
Comparto habitación con bustos
romanos, diosas griegas mutiladas
y me vigilan los pasos cámaras
que no pueden llegar a verme.
Por las noches salgo a pasear.
Mis seis patas pisan mosaicos
de incalculable valor.
Me cuelo por debajo del cordón
rojo de terciopelo y andurreo
por encima de adoquines que
dibujan Dionisios, bacanales,
Medusas y aurigas.
No recuerdo practicamente nada
del pasado. Sólo que una vez
me deslumbraron e intentaron
machacarme con una bota
en uno de mis paseos nocturnos.
De haberme atrapado,
se habría manchado la cara de
no sé qué senador romano
que vivía en Segóbriga.
De haberme pisado,
mis visceras estarían ahora
en las cámaras digitales
de miles de personas.
¡Seguiría viva durante
meses, años y siglos!.
Pero aun me queda
por conocer la galería
egipcia de este museo.
Les dejo, son demasiadas
escaleras para una cucaracha.

Entrada numero C

lunes, 14 de julio de 2008

¡Qué le voy a hacer!.
Me imagino el bar vacío.
Tú al otro lado de la barra.
Comparto un cigarro contigo
(bueno, me imagino
que imagino que fumas).
Parece una de esas escenas
de estas películas que tanto me
gustan pero sin embargo
nadie ha rodado nunca.
Si, es raro,
pero es la verdad.
y me dices que estas viendo
las estrellas y una luna.
Y que te gustaría
que estuviera contigo.
Bueno pequeña,
solo tienes que imaginarte mi presencia.
Porque yo también estoy viendo las estrellas
-la luna me la tapa un árbol-.
Esta noche le haré el amor a tu invisibilidad.

sábado, 12 de julio de 2008

Mira.
Aún saboreo el momento en el que después de hacer el amor, sudando, con las espaldas empapadas, nos volvíamos a vestir. Te recuerdo. Cuando todavía tú estabas desnuda y yo ya me había puesto mis vaqueros. Y me besabas, y sentía que tu frente estaba fría. Y me abrazabas con manos de hielo.

No se me olvida como te atabas la falda ( esa que debajo tiene un jardín en el que nunca me dejas jugar). Ni se me olvida como te arreglabas el pelo después de ponerte esa camiseta azul con botones (y un intento de palabra alemana bordado con hilo blanco).

Y después salíamos ¿recuerdas? Comprábamos helados y discutíamos de cual de los dos era mejor (como si fuéramos dos niños pequeños) y encontrábamos parques que trataban de esquivarnos cuando salíamos en su búsqueda.
Mira.
¿cómo no te vas a acordar?

viernes, 11 de julio de 2008

Churrigueresco,
Gamonedesco,
esto es asco.

jueves, 10 de julio de 2008

"Y el admitió que había actuado bajo el efecto de una gran presión debido a que su nombre, Otto, se escribía del mismo modo para adelante que para atrás."

Woody Allen
Como acabar de una vez por todas con la cultura
Tusquets
Mi sombrero puterino*
aun no te conoce.
Te imagina.
Se hace a una idea.
Sus ganas de conocerte
no son grandes.
Pero es por eso.
Porque aún no te conoce.

*Puterino: Relativo a Poitiers [Puatiers, Poatiers] (Francia), que habita en la ciudad del mismo nombre.

Hitler cuida su jardín

Imagínate:
a Hitler pasando el cortacésped
en su jardín.
Vestido con su uniforme gris,
su raya al lado
y su bigotito debajo de la nariz.
Mirándote con mucha seriedad
cuando pasas.
Imagínate:
a Eva Braun yendo hacia Hitler
sonriendo.
Con una bandeja de refrescos
paso natural
y un vestido de flores rosas.
Saludándote con una mano
cuando pasas.

"Pues ya ves tu que pongan una fuente del busto de Franco echando agua por la boca. ¡Si es un concurso de fuentes!. Lo mismo da, como si ponen a Hitler pasando el cortacésped"
Polaco Dixit.
"¡O mejor! ¡Con un fumigador de esos antiguos!"
(ahí ya te has pasado Rubén)

martes, 8 de julio de 2008

Sigo teniendo de fondo,
en la pantalla de mi mac,
las vistas desde tu salón.
No puedo evitarlo.
Te oigo decir en alto
lo que escribes en tu pc.

Mi Hermana

Yo tengo un Warhol en casa.
Se titula Mery.
Una composición sobre hueso
que irradia adolescencia
y no sabe lo que quiere.
Lo mejor de todo:
No tiene precio.
No la vendo por nada del mundo.

Seguro que tienes en casa un Warhol, un Duchamp, un Klein, un Miró, un Beuys y no lo sabes.
Seguro que tú también, si tú, la que está tan lejos.

domingo, 6 de julio de 2008

De repente me he dado cuanta de que llevo así como cinco minutos sentado en un colchón blandísimo de un hermano que no tengo. Pensando en qué escribir. Con mucho miedo de que me saliera algo que hablara de ti y tomase ese tono tan cursi. Y creo que voy a dejar de escribir porqeu esto está bien como está.-En realidad lo dejo porque tengo ganas de dormir (me pensando en ti)-

***

Hip-Hop francés. Justo lo que necesitaba. Escuchar música que no consigo entender (o música que no me recuerde a ti)

***

Desolé, mais je n'ai pas de choses que dire

***

¿Me ducharé algún día?
Pregunta alguien interrumpiendo la nonagesimotercera vez que leo el poema más corto de la últimas hojas:

"¿dónde?
da igual, yo te quiero en todas partes"

***

Tu letragrande...no la leo en ningún lado. Ojalá se pareciera a la mía y escribiera como tú y lo que tú.

***

Trato a la gente de usted en cualquier idioma. Y luego voy diciendo en cualquier idioma que soy un punki. O que al menos tenía pinta de ello hace un tiempo.

***

Tengo la zapatilla llena de caracoles de probar si el Parker pinta.

***

En mi vida me habría imaginado discutiendo sobre música para pasarelas de moda.

***

Espirales, siempre espirales.
Tristes espirales.
En un sentido o en otro.
Pero siempre tristes espirales.


Extracto de la Lecorbusierana después de viajar por francia durante 9 días. Aún quedan cosas en las hojas, pero carecen de importancia.
Y como un adolescente
escribí tu nombre
en cada hueco
en blanco.

Ma Cahier ne parle pas la langue de la France ¿?

"Pato Fenix"
El animal que domina los cuatro elementos.

***

Me pesas mucho en la cabeza

***

Las ranas cantan, y no lo hacen bien. Si estornudo suena mejor. Suena asquerosamente cursi, pero el cielo parece que se va a caer vencido por el peso de tantas estrellas- hoy la cosa va de pesos-.

***

Me voy alejando
milímetro a milímetro
de tuis vacaciones.
Y en mi mente recorro
milímetro a milímetro
cada rinconcito de tu cuerpo.
Cuando iba por
el trío que tienes
donde te nace el cuello
perdí la cuenta
de los lunares
que estaba contando.

***

Te echo tanto de menos que no me salen más que cursiladas

***

El colmo llegó cuando abrí la nevera. Vi tu reflejo en una botella de coca-cola. Tú, desnuda sobre la cama. Y con la puerta abierta y esa luz amarillenta, volví a quedarme idiota y a darme prisa en memorizar cada pequeño rincón. Búscandole un nombre a cada uno de tus lunares.

***

Hasta que pierda su significado
Me invento un nuevo
y te busco otro nombre.

***

Detrás de cada curva
yo tenía la esperanza
de poder encontrar
un enorme cartel
que rezara en francés
"Estocolmo 4 Km"

Esto es parte de lo que mi Lecorbusierana a aguantado en este viaje a Francia que acabo de terminar. Mañana pondré más.