jueves, 29 de enero de 2009

Al menos hoy

Reflexiones atropelladas Vol.2

Hoy juego, y termino perdiendo, a ser Thomas Bernhard

Ayer vi Annie Hall, de Woody Allen. Woody me ha gustado desde jovencito. Lo descubrí después de conocer a los hermanos Marx, me enteré (¡gracias a mi hermana que por entonces tenía 8 años y ya empezaba a superarme!) de que Woody era amigo de Groucho. Asi empecé a interesarme por él, pero, la verdad, no en exceso. El año pasado, bueno, hace dos veranos estando en Barcelona, me compré un libro de la editorial Busquets del propio Newyorkino cuyo título, como Humanista, me llamó, de una manera terrible, la atención: "Como acabar de una vez por todas con la cultura". Pero en realidad esto no tiene nada que ver con lo que hoy quería reflexionar de un modo atropellado. Vi Annie Hall, ya lo he dicho, y me sumió en una tristeza y melancolía que hoy me estaba costando, de sobremanera, ciertamente, superar. Esta noche, sin nada que hacer, cayendo y rompiéndose los planes atraídos por la ley de la desidia, he visto otra de Woody Allen: Granujas de Medio Pelo. Y si que es cierto que se nota su amistad con Groucho. Un humor fino e inteligente que de algún modo ha logrado difuminarme la astenía y la melancolía. Me he reído bastante y me he maravillado con su forma de hacer cine. Me he alegrado reconociendo cada canción, casi todas de Big Band y de compositores blancos como Glen Miller. Me han llegado al alma, como si en algun momento de mi vida supiera de cine, determinados planos, las azoteas sobre Nueva York. Me ha enamorado, cosa que ya consiguió ayer, además de sumirme en lo que ya he dicho. Thomas Bernhard desde luego las tenía que pasar putas para escribir asi, coño, se me va a terminar gastando la tecla de la coma, la del punto sigue, de momento, impecable, perfectamente distinguible. En otro orden de cosas, me doy cuenta de que cada día me parezco más a Sara, la vecina de abajo, en lo que a contenido bloguero se refiere. No sé, no me pidais, por favor, explicaciones de por qué. No tengo respuestas, pero creo que voy a dejar de escribir, por un tiempo, poesía. Se me han gastado los libros, me aburren los blogs, no tengo poesía que leer medio decente. Y sin ellos no puedo escribir. De todas formas, sin engañarme, pues, ahora, de nada sirve, no quiero escribir. No me gusto, y para gustarme tengo que hablar del pasado, y estoy cansado de ello, cansado de cansaros, a los que esto leeis. Cansado de no escribir nada más que metáforas fáciles, de imitar a Varela, Ángel González, Ella. No, no puedo más. Saber que además ella (tú) lo lee(s), no me alegra en absoluto, no me puede alegrar. Pero no lo puedo evitar, no lo podía, no lo quería, pero ahora ya si. Paso. No quiero. No quiero escribir más, no ahora mismo, quizá, cuando pase el tiempo, encuentre algo que me impulse y teclee. Escribir sobre Enara tampoco me hace gracia, esta vacío, no dice nada, no tiene nada. Quizá conocerla...bueno, pero que no, no hay manera de que salga. Escribir sobre situaciones vividas, a diferentes distancias temporales, desde las más inmediatas a las más lejanas, tampoco me satisface. Pero estas cosas sí. Innovar, imitar a un austríaco que, en el primer vistazo, me asustó y fascinó, al mismo tiempo, me está gustando. Que curioso, soy capaz, sin querer, creo, de innovar al mismo tiempo que imito. Contar que he visto una película, relatar la primera parida que a la mente me llueva, soltar una frase, que tal vez, sintiéndolo, yo solo entienda, eso si me satisface.

miércoles, 28 de enero de 2009

No tardará en llegar el 23-F en que el Corte Inglés nos obligue a celebrarlo regalando libros de Curri Valenzuela, Rodrigo Rato, Jose María Aznar enarbolando el triunfo de la democracia.

martes, 27 de enero de 2009

En clase de historia del cine italiano no prestaba mucha atención, me he encontrado esto en un cuaderno:

Las bicicletas no son para el verano,
ni para que las robe el ladrón
del primer director Italiano.
Las bicicletas son para los curas
para los seminaristas y los diseminados.
Para los amigos de Sofía Loren,
los detractores de Ingrid Bergman,
y los pañueos al cuello
de todos los Mastronianis del mundo.
Esta Italia cincuentona, de calvos
y etruscas enfundadas en rojo,
me abre el apetito y al mismo tiempo me marea.
Ángela sale de un examen de historia del cine italiano.

-¿Pues no coje y me pregunta que que tal están los poetas españoles?
Y en un delirio de genialidad Grouchista afirmo con solemnidad y la seriedad que lo emitido por mi boca requería.
-Todos muertos.


¡Bravo Julio!
Nosequé nosecuantos.
3 de noviembre de 2008. Aeropuerto de Barajas. Puerta C42
Un chico con sombrero escribe en un libreta dentro de una pecera para fumadores. Parece muy triste:

"Mi novia me ha dejado,
pero me da igual,
por fin tengo unas doc Martens"

Hay que ser un tío positivo para escribir esto a penas 30 horas después de que la persona más importante de tu vida te diga que no quiere serlo más. Que quiere serlo de otra. Hay que ser, más exactamente, tres cosas; sin que necesariamente sean sucesos compatibles.

A: Ser gilipollas.
B: Ser positivo.
C: Tener unas doc Martens

yo cumplo el suceso A, el B y el C (p->A^B^C)

No sabía cuando hacer esta confesión, ahora me ha dado el venazo. No la hice en su día porque me pareció muy...¿cínica? (no sé, siempre quise utilizar esa palabra). Y no la incluí en una entrada en la que decía "hoy ha sido un duro día de trabajo para la Leco". Quizá, a pesar de todo, siga siéndolo. Pero hoy el cinismo me importa una puta mierda.

oi!
Hoy he echado de menos a Oslo.
A mi hermana, a los amigos de Batres.
A mi primera Lecorbusierana.
He echado de menos salir un martes de casa de mi abuela muriendo de frío, maldiciendo en alemán, dirigiéndome a un examen a 5 minutos de distancia, sin desayundar más que un cigarro de black devil en la calle madrid, dándole las gracias por su trabajo al que reparte el 20 minutos en la esquina de Daoiz y llevando encima la pluma que una exnovia me regaló.
Pero sé que llegara el día
en que eche de menos bajar 54 miniprecipicios, salir a la calle, morir de frío maldiciendo en italiano e inglés, liándome un cigarrillo a duras penas por corso Vanuci, encendiéndomelo al llegar a los juzgados, sin cruzarme con nadie por la calle con quien hablar sobre lo sucia que está la ciudad, sin mirarme los cordones de las martens y llevando encima nada que no sea ropa o elemento de abrigo.
Echar de menos es terriblemente inevitable. Incluso en el futuro
Uno empieza a darse cuenta
de que se hace medio viejo
cuando habla con los amigos
sobre cibercelia y rokoalicates
como si hubieran pasado tres años.
Queriendo disfrazar
que en realidad
son más de cinco.

Esto solo lo entenderá la quinta del 88 que vivió su preadolescencia viendo Telemadrid.

domingo, 25 de enero de 2009

http://es.youtube.com/watch?v=ipiRn6aNs88

Mi vida en Perugia
Me voy a afeitar,
por hacer algo.
Para invertir el tiempo.

Para poder pensar en ti
y si me corto,
decir que es culpa tuya.
Perdonarte en un segundo
sin que te de tiempo
a sentirte culpable.

sábado, 24 de enero de 2009

Electromagnetismo

Yo quería escribir sobre física hoy.
Electromagnetismo, fuerzas centrífugas,
aceleraciones exponenciales,
movimientos pendulares gravitacionales.
Pero se me ha olvidado que tenía que decir.

-Te pareces a la del videoclip de La Niña Imantada de "Love of Lesbian".
(silencio)
-¿ya te lo habían dicho?
-Si.

viernes, 23 de enero de 2009

abcdefghijklmnñopqrstuvwxyz
esta palabra tiene una pronunciación rarísima en cuanto a su forma de escribirse.
/a//b//e//θ//e//d//a//r//i//o/

Momento Dada!

jueves, 22 de enero de 2009

vosotros vivis
con los pies en el suelo
yo con los míos
es mis botas,
y las botas
sobre la mesa.
A veces, vivo descalzo
Siempre quise llevar un estuche
sin lápices de colores.
Un boli azul, otro rojo,
una goma, una portaminas,
y se se daba el caso un typex.
No sé que significa.
Solo sé que hasta los catorce
(ca-tor-ce)
me estuvieron mandando ejercicios
de rodear con colores vistosos
los complementos de la sintaxis.
Y aquello deshacía mis planes.
Pero todo era cuastión de tiempo.

Ahora solo llevo un boli azul.
Supongo que ya soy mayor.

Veo tus fotos, y
sigues preciosa.
Va a ser cierto aquello de que el alcohol es depresivo.
Mi ne vado al letto,
domani ho un essame
di Storia Contemporanea
delle Americhe a le 10:00,
e mi debo svegliare a le 9:00.
"eso, señor, es un poema"

martes, 20 de enero de 2009

También me gusta el country y los niños.



He aquí todo un clasicazo de la música country americana. El señor Johny Cash en su más famoso concierto (probablemente el mejor de la música country en lo que llevamos de historia) en la prisión de Saint Quentin (san Quintín, hablando claro) cantando una historia realmente divertida de un hombre cuyo padre le llamó Sue y después le abandonó. Con el pasó de los años encuentra a su progenitor y éste el explica que como él no estaría a su lado mientras creciera, con ese nombre o se hacía duro o moría en el intento (recuerdo que Sue es nombre de chica, no es uno de esos nombres suecos unisex). Total una historia muy graciosa que este par de pillos nos cuentan.

lunes, 19 de enero de 2009

Para el que no lo sepa, me encanta el tango.



Uno busca lleno de esperanzas
el camino que los sueños
prometieron a sus ansias...
Sabe que la lucha es cruel y es mucha
pero lucha y se desangra
por la fe que lo empecina.
Uno va arrastrandose entre espinas
y en su afan de dar su amor...
Sufre y se destroza hasta entender,
que uno se quedo sin corazón...
Precio de castigo que uno entrega
por un beso que no lllega
o un amor que lo engaño,
vacio ya de amar y de llorar
tanta traición...

Si yo tuviera el corazón...
El corazón que di...
Si yo pudiera como ayer...
Querer sin presentir...
Es posible que a tus ojos
que me gritan su cariño
los cerrara con mis besos...
Sin pensar que eran como esos
otros ojos los perversos
los que hundieron mi vivir...

Si yo tuviera el corazón,
el mismo que perdi;
si olvidara a la que ayer
lo destrozo,
y pudiera amarte,
me abrazaria a tu ilusion
para llorar tu amor.

Pero Dios te puso en mi camino
sin pensar que ya es muy tarde
y no sabre como quererte,
dejame que llore como aquel
que sufre en vida
la tortura de llorar
su propia muerte.
Buena como sos habrias salvado
mi esperanza con tu amor...
Uno esta tan solo en su dolor,
uno esta tan ciego en su penar...
Pero un frio cruel que es peor
que el odio, punto muerto
de las almas, tumba horrenda
de mi amor, maldijo para siempre
y me robo... toda ilusión...
Madrid es una bolsa de basura.
Pero una bolsa de basura
en la que alguien tiró
muchas cosas bonitas.
Cada día tengo más claro
que mis vecinitas de abajo
viven en una caja de bombones.

¡Ay cuánto amor gratis!

Reflexiones atropelladas

¡qué atropello!
Hoy me he dado cuenta, dando una vuelta por Perugia, que me gusta más si la comparo con otras ciudades. O si veo en Perugia otras ciudades. Me he dado cuenta de que es extremadamente similar a una de mis ciudades favoritas, por diferente motivos: Zamora.
Vi a Zamora la primera vez que llegué aqui un 25 de septiembre. Perugia estaba (y de momento sigue estando) subida en un risco, y si bien es bastante más alto que el de Zamora, no pude evitar hacer la comparación (entonces, las razones eran obvias, solo pensaba en una persona). La luz le pegaba desde el oeste (como a todas las ciudades ahora que lo pienso) y el sol era parecido al de castilla. Cuando el autobús nos dejó en el centro, la parte más alta, las vistas disipaban mis sospechas. Aquello era una Zamora a la italiana. Muy similares las vistas desde el mirador de la muralla al lado de la catedral, a las que ante mis ojos tenía. Campo...campo y más campo. Quizá el Tíber esté mas lejos que el Duero de la propia muralla. Pero se huele el Tíber y el Duero, además de verse, se olía también desde las almenas aquel verano pasado.
Eso si, a Perugia a cuestas no la gana Zamora. Ni de lejos.
La capital de Región donde vivo (por no seguir diciendo Perugia) tiene casi tantas iglesias como Zamora. No se parecen en nada entre sí (las de Zamora, por lo que recuerdo, eran casi todas románicas, y aqui el románico no llegó tal y como lo concibían en Castilla). Aqui son bastante más grandes, pero no tienen un parque adosado. Casi todas son muy austeras (por eso de que aqui tampoco llegó el Renacimiento [¡la revisión de los estatutos renales!] pero por dentro el barroco se encargó de darles luz y oro a partes iguales. Perugia gana por goleada en Catedrales.
Perugia también es un poco Lisboeta, más que Lisboeta, "Alfameica". Esta ciudad es una copia de alfama en alguno de sus Barrios. Porta Eburnea (en el que vivo) está repleta de calles estrechas que no conciben otra cosa que no sea el escalón, persianas verdes, ropa tendida, y geranios sin flor en las jardineras. Pero a Alfama le faltaba la hiedra que aqui muchas veces invade el espacio reservado a los pies. En Perugia no se oyen fados. Dicen que en Verano el Jazz invade las calles, pero ahora en invierno solo se oyen pasos. Retumban en todos lados y en fachadas interminables.
Perugia es también la ciudad del vértigo, me sorprende de sobremanera como se podían hacer edificios tan altos en el siglo XVI (casi todos los edificios son de esa época, se recontruyó después de un incendio).
Este verano, cuando fui a Toledo les decía a quienes me acompañaban que era parecida a Perugia por lo que había visto en fotos. No iba muy desencaminado. Cuestas, calles empedradas, y sobre todo algo que se agradece de sobremanera: ¡Escaleras mecánicas!. Y vistas, vistas preciosas mires donde mires. Es la cosa de estar en alto.
Me gustaría ver en Perugia algo que me recuerde a Poitiers, pero no saco más que una similitud: Las murallas. Y casi tampoco, aqui las murallas son rojas, naranjas. En poitiers el granito las pintaba de gris, y a veces de azul y verde. ¡Ostias pero calla! ¡Las murallas de Monteluce son de granito!, pero monteluce es un barrio que queda bastante lejos de casa y por el que piso bastante poco. Las murallas las vi una vez desde una ventana de clase. Bueno, una noche me encontré un grupo de franceses, pero simplemente no pude hablar. Estar aprendiendo una lengua derivada del latín me impide intentar comunicarme en otra, también derivada, que prácticamente he olvidado. Pero sin embargo no me pasa lo mismo con el alemán y el inglés. Los alemanes se sorprenden de que sepa alemán y de que lo hable mediodecentemente. Pero no saben que el más sorprendido soy yo.
¿En qué se parece Perugia a Madrid? Pues la verdad es que en bastante bastante bastante poco. Tiene metro, un sistema de transportes urbano bastante bueno y poco más. Perugia es ciudad de vértigo, como ya he dicho, pero no tiene rascacielos [¡ni falta que le hace!]. Perugia no tiene una arteria principal, ni calles importantes infestadas de coches.
Perugia no tiene un estocolmo, pero tiene en cambio a Belgrado, Zagreb, Chisnau, Sarajevo, Cracovia, Ekaterinemburgo, Lille, Ourense, y otras muchas más que ahora no recuerdo (cundió mi moda de decir que desde las ventanas se veían ciudades diferentes y cada uno dijo que desde la suya se veía la que más le gustaba).
Perugia, sobretodo, tiene amigos. Amigos de supervivencia que se suelen crear en situaciones como la mía y amigos de los que de verdad sabes puedes echar mano y sacar provecho (en el buen sentido de la palabra) pasado el tiempo de supervivencia. Quizá eso sea una de las mejores cosas de esta ciudad. Las ciudades, ya lo dije en su día, son perfectamente sustituibles. Cambias Hannover por París, o Maastrich por Berna y no pasa nada, sigues con tu vida. Pero los amigos no se sustituyen, siempre se suman. Y si, es inevitable que no nos salgan las cuentas, y que alguno se pierda en el camino, pero en verdad siempre se van sumando. Si pierdes al mismo tiempo que sumas...amigo, tienes un problema.
Y para finalizar esta parrafada, Batres. ¡ay mi querida patria!. Batres es pequeño, blandito como de algodón (no es un burro, pero es tozudo ciertamente). No, definitivamente Perugia y Batres no guardan ningún punto en común.
Bueno si que lo guardan. Es una extraña simbiosis, un Trust o Holding de empresas muy raro.
Si estoy en Perugia echo de menos Batres, y si estoy en Batres echo de menos Perugia.
Un Holding que de verdad me revienta las pelotas.

Me voy a la cama, lo de dormir es otro tema.
La vida es poker,
y juegas al poker
aunque no sepas jugar.
Yo soy de esos jugadores
que aman los faroles.
Hacen all in sin llevar nada
"drowing death"
Pero en el poker a veces se pierde.
Y te ven la apuesta.
En el metapoker
(poker dentro del poker)
no soy tan bueno.

domingo, 18 de enero de 2009

El hombre tiende a autoherirse.
De muchos y muy diversos modos.
-En realidad no estoy seguro,
es sin duda una cualidad personal,
pero reconforta la automentira,
la autoherida,
de creerse que es generalizable
a toda la raza humana.-

Consejos para la vida del impostor.

Si quieres impresionar, di que tocas un instrumento musical. Pero ¡Cuidado! hay gente que toca instrumentos de verdad, o gusta de tener instrumentos en casa. Tenlo en cuenta, porque corres el riesgo de hacer un ridículo morrocotudo cuando saquen una guitarra y te digan "venga tócate algo". Por ello debes elegir un instrumento completamente ajeno a los ámbitos y funciones decorativas. Más te vale tener cuidado con elegir un instrumento parecido a otro (por ejemplo, una balalaika a una guitarra o un clavicordio a un piano).
Por ello yo recomiendo decir que tocas el Sitar (Si, es parecido a una guitarra, pero como nadie sabe bien como funciona, puedes decir y afirmar con rotundidad que no se tocan igual), el Arpa (nadie en su sano juicio tiene un arpa en casa salvo que sea Harpo Marx o un coleccionista de arpas [la experiencia demuestra que si tienes una amigo que colecciona arpas, éste nunca te dejará tocarlas]) o el Dijeridú (que aunque sepas, o no sepas tocarlo, siempre suena igual).
Renacimiento
Rena-cimiento.
Base de los riñones.
Revisión de los estatutos laborales.
Riñones en Huelga.
Glándulas suprarrenales no se pronuncian
al respecto,
ni de eso ni de nada.
Las glándulas no hablan, ni voz ni voto.
Ni revolución.
Suministro de adrenalia garantizado.
¡Viva!
esta noche me he gastado un duro
y me lo he pasado de puta madre.
Y sin insultar a ningún arquitecto.

sábado, 17 de enero de 2009

Definitivamente, el ska me mata.
(de bien)

Hablando de arquitectos:

No soporto a los Ingenieros ni a los Arquitectos

Por mucho que defiendas a Calatrava
y postules que es similar a Mies Van de Rohe
-aunque solo sea en la distribución de masas
y volúmenes aéreos suspendidos-
Tu habitación es muy,
pero que muy,
convencional.
4 paredes llenas de fotos.
Como todos nosotros.
Como todas nuestras habitaciones.
llegar a casa
despues de discutir en la lengua de una esquina
sobre si "leco" era internacionalista.
Después de correrme
la calle arriba jugando al futbol con un tapacubos y un gallego.
Tras haber celebrado un gol con un sueco y 2 suecas desconocidas.
Eso es también felicidad.
hacer all in
con as y ocho
y cascar las dobles parejas en el turn y el river
eso, supera la felicidad.
La infantil, pero la supera.
Y superar es lo importante.
De hoy no pasa, de mañana tal vez.
Enara está demasiado buena,
la conozco del videoclip de "Niña Imantada".
Si, es un Imán.
No te canses nunca pequeña.

Stairway to Heaven

Voy a masturbarme.
Después es probable
que vea un "Perro Andaluz";
últimamente es lo que mejor me sienta.
No te canses nunca pequeña.

viernes, 16 de enero de 2009

Me marcho a una barbacoa,
pistoletazo de un deshaucio advenedizo.
Después mis martens me llevaran de fiesta,
siguiendo los cordones de unas bailarinas
(quizás de unas converse).
Será el momento de cambiar de mano
para sostener el cubata,
y darle una calada a un cigarro robado.
Empezarán las conversaciones
sobre arquitectura internacionalista
y probablemente termine falando galego.
Y llegaré de vuelta a casa, a mi tierra y a mi gente.
Me preguntarán ¿Que has aprendido?
¿has aprendido algo? ¿no has aprendido nada?
Y responderé.
He aprendido, he aprendido una cosa.
Galego.
Daños colaterales de ir a una Barbacoa.
(y que Lecorbusier era Masón)
Efectos secundarios de conversaciones.
(y que tiene las fotos más bonitas en su pared)
Efectos adversos de querer terminar una conversacion en la habitacióndeunaarquitectatécnica
quienes se perforan el tabique
envidian mi extrema sensibilidad
para con la cafeína.
Consigo sus mismos efectos.
Ellos se joden el cerebro,
yo solo el cardio.

[pero si mexclo la cafeína con el ácido pantoténico
donde haya una z pondré una x]
^no te quiero contar como me chute
algo de terbutalina, empezaré a inaugurar
y clausurar frases con símbolos raros^
¿Pantano?
(queda inaugurado este pantano)

Y todo se inunda

¿Pero que mierda es esta?

jueves, 15 de enero de 2009

¡con lo bien que iba!

mola aprender palabras y saber que ninguna va a ser la derradeira.

(y el gallego también)

supongo que pasa con todo, la derradeira no existe. Me gusta creer que no existe.

¿sabes cual es la relación entre una máquina de escribir y un Yorkshire?
(independientemente de que sea una Hispano Olivetti)
-mmmm como me gustó siempre lo de Olivetti...¿será porque tengo una de los 70?-
Ambos se estropean si viertes miel y mozzarella a partes iguales sobre su superficie.
(¿ves ahora porque digo que no merece la pena publicar lo surrealista?)
Ambos hacen el mismo ruido.

miércoles, 14 de enero de 2009

Recolectar a los amigos de Perugia
es simplemente
ver que a Ana el invierno no le puede sentar mejor.
Una minúscula lluvia impermeable
que huele a almendras y a sombra.
Ganas de sexo adolescente ultrahormonado
en botecitos de dieciseis años.
El viento silbando valses
en todas las cosas con ramas.
Metáforas de genitivo apuesto (de mierda) todo al rojo,
de genitivo apuesto de speed y coca hasta las cejas.
Volver a una ciudad culpable de sentirse culpable,
siempre abierta de piernas.
Recolectar amigos al volver.

lunes, 12 de enero de 2009

Me compré un boli azul y lo perdí a las tres horas, pero me he comprado otro que escribe en italiano. Facilitando mucho las cosas.

Último apuntes en la libreta (con el nuevo boligrafo)

Los marcapáginas no solo señalan donde te qeudaste la noche anterior, también pueden señalar donde te quedaste sin palabras. Incluso pueden valer para liar cigarros.

El hombre es un ser tan inteligente que fue capaz de abarcar con una palabra algo tan inabarcable como el silencio. Incluso hay un tipo de hombres que se hacen llamar alemanes que lo abarcan en un palabra más corta todavía y le añaden una letra silenciosa: "Ruhe".

Si, ¿quién sabe? quizá después de morir aparezca tras la retina de los ojos de mis niños, ya huérfanos. Y les brillen y les digan por la calle "Te brillan los ojos como a tu padre". ¿Cómo no? si estoy viviendo en ellos. No acepataré morada en el corazón de nadie más que en los ojos de mis hijos. (pero gracias de todas formas por la invitación)

Nos inventamos un sol en mi habitación cada vez que hacemos al amor. Por eso estamos tan morenos. (puagh que cursi! ¿cuándo escribí esto?)

Mis ojos llevan derritiéndose dos meses en tu cara. Y todo a pesar del frío. (Vómito, subidón de azucar, colpaso de páncreas)

La inevitabilidad de los martes resbalando por la barandilla.

Habito horas intempestivas, pero no sé dónde.

Studi Culturale: Salvatore Cingari
Cinema: Carlo Tagliabue

Hace unos días que decidí sin darme cuenta que mi balcón daba a Belgrado y a Zagreb, que la ventana de la cocina tenía vistas a Sofía y que la del baño (como era más pequeña) se asomaba a Chisnau.

Consulado +39-75 5736381, 38137
066873822 ->Consulado
075573681-> COnsulado Perugia?
Via Campomarcio 34. 9:00 13:00

sábado, 10 de enero de 2009

Hipotéticas conversaciones sobre hipotenusas

(Siempre me gusto la palabra hipotenusa)

-¿Cuánto crees que vale?
-Pues...eh..
-¡Calla! ¡Te equivocas! ¡Vale mucho más! No tienes ni idea de lo que vale. No existían números para decir lo que vale asi que se inventaron una palabra para definirlo una palabra tan larga y con tantas letras y caracteres raros que ya no me acuerdo.

(también hay una versión de esta conversación algo menos surrealista)

-¿Cuánto crees que vale?
-Pues...eh..
-¡Calla! ¡Te equivocas! ¡Vale mucho más! Vale tanto que ni yo sé contar hasta tanto. Pero ¡eh! cuenta conmigo.

(personalmente prefiero la segunda)

viernes, 9 de enero de 2009

La hierbabuena se ha convertido en ortiga y los reyes le trajeron un pollo mecánico a Lara

La casa, esta casa polígama, se da cuenta de que está tiritando y empieza a envidiar la calle donde la construyeron. La calle, los años, la han inmunizado. O quizá los hombres la diseñaron para que no tiritara nunca.
Por un momento, la casa piensa que tirita porque tiene gente en su estómago. Sí, soy la razón por la que ella tirita. Tirita porque estoy dentro -y al mismo tiempo soy la razón de su existencia ¿quién la llamaría casa si no yo?-.
La construcción es para que las cosas no se caigan, la arquitectura para que la gente sienta y haga tiritar las construcciones. Para que la gente, simplemente, sea.
De repente
me sorprendo paraconmigomismo
y me encuentro echándome zumo de piña en un vaso.
Primer indicio de civilización en mi infantil independencia
Se hacen realidad
las peores pesadillas de Mafalda,
al menos en mi cocina.
Llueve sopa.
Me he comprado un libro de papel de fumar.
Me he comprado un libro de marcapáginas.
50 marcapáginas.
Estaban destinados a abrazar tabaco
estaban destinados a combustionarse
e inmolarse por mi propio placer.

Yo les he buscado un destino (aunque no exista).

jueves, 8 de enero de 2009

Se acabó.
Ningún día anterior al de hoy,
va a chillar más fuerte que el de mañana.
Adios montes, adios castillo,
adios pájaros, libros, nubes.
Adios canciones, adios fotos,
adios chicos, chicas, caminos.

Arrivaderci, a presto!

martes, 6 de enero de 2009

Todos los domingos
-bueno alguno ha habido
que me he librado-
aparecen dos piedras
en mis zapatos.

La última joya de
las susodichas piedras
ha sido afirmar que
"los perros tienen vergüenza".

Afirmación efectuada
sin ninguna intención poética.


He estado haciendo acopio de entradas anteriores para ver si algo se puede sacar de ello. Ahora ya no vale nada ni para tomar por culo. Y creo que nunca llegó a valer. Es siempre la misma historia. No es suficiente para quitarme las ganas de seguir escribiendo, que eso quede claro. Pero me debo tomar con humor, transcurridos los días, la penosidad de las cosas escritas.
Vaya caca.

lunes, 5 de enero de 2009

Agudas acabadas en n s o vocal

Yo, señores,
soy de esa clase de personas
que muchas veces es tildada
de infantil e inmadura.
Yo, señores,
tomo la sopa dejando varadas
en el fondo del plato
las estrellitas, las conchas y las letras.
Y después,
formo constelaciones,
me hago collares
o
escribo poemas.
Adelante, tíldenme.
´

Incienso más tabaco igual avellanas

No se te caerán los besos de leche
hasta que el dios de mi paladar
se encuentre con la diosa del tuyo
trotando pegasos de mil alas rotas.
Cuando por fin se les acabe el aire
nos darán permiso para así hablar
y no diremos nada.

Entonces ya no harán falta palabras
y el diccionario nos sabrá a sangre
igual que a muerte el galgo la boca
si corre una liebre en su hocico.
Nuestros dioses colonizarán valles
éstos se mezclarán indistinguibles
como niebla en el trigo.

Y no diremos nada.
Queridos Reyes Magos.

Como el año pasado de bueno fui tonto, este año decidí ser un pelín cabrón. Pero fíjense sus majestades, termine volviéndo a ser tonto de todo lo bueno que he sido.

Asi que ustedes verán.

Con Afecto.

Vaya mierda


a pesar de llamarse el dedo gordo,
el pulgar de mi pie es pequeño.
Además, asincrónico.
Cuando los demás se estiran para un paso
él se hace una pelota
y se acurruca en el calcetín.
Cuando los demás se aprietan
él se estira mucho
queriendo salir de mi bota.
Es un rebelde, por eso me gusta.
Pero me gusta también porque,
al igual que a mi,
le encanta subirse al tren cuando
ya está en marcha.

19, rojo impar y sobre todo PASA

Llego del casino y de limar mis diferencias con la ruleta.
Vuelvo ganando.
Vale
¿y a quién coño invito a cenar con los beneficios?

domingo, 4 de enero de 2009

Fuimos nosotros los que le pusimos "árbol".
Después les dimos forma de tales.
Ellos querían libre albedrío
crecer por donde quisieran.
Nosotros les impusimos
la definicion de un sustantivo
y derecho de libre asociación en bosques.
Les dijimos a golpe de sierra
que debían tener una copa.
Y que por más que quisieran
solo podían tener un tronco
-salvo árboles sagrados,
los dioses les dejaron tener
los troncos que quisieran.
Vid, Olivo, Laurel-
Eso, eso son los grilletes
de una definción.
Por eso vivo en los conceptos.
Hace una mañana de enero expléndida
y no lo voy a celebrar recogiendo la habitación.
Voy a hacer algo que echaré de menos
...un café, un jardín, un sol, un perro perezoso.

sábado, 3 de enero de 2009

Las pequeñas casualidades
son las arquitectas de nuestro devenir.
Así, terminas con los amigos
que te intentan sorprender
y te llevan a "La Buena Vida",
después de darles una segunda oportunidad,
te presentan "El Bandido Doblemente Armado".
Y allí, en lugar de pastas con el té,
te dan un sugus de cereza.

Parece que te enfadas,
que no te gustan estos arquitectos.

Pero en realidad los amas.
Y te devuelven el amor
cuando al llegar a casa
enciendes la televisión
y sale O'Conell street
en Limerick, Irlanda,
a rebosar, celebrando
una transformación
de un partido de rugby.

Si, las casualidades son arquitectas.

jueves, 1 de enero de 2009

Desde las almenas
la ciudad disparaba
cascabeles de plomo ardiendo.
Brillaban más y eran más ligeros.
Pero el cielo pesaba demasiado.
Y los cascabeles se fueron callendo al alba.
Ya fríos, apagados, su sonido nos despertó.
Perugia se tapó los oídos.
Nosotros nos tapamos la boca el uno al otro.
Así no escuchamos nada,
más que tu respirándome.
Y respirándonos comenzamos
aquel medio día, aquel vier.
Y respirándonos lo terminamos.
Nes.

Mapa de El Tesoro I


Ayer
Hoy
Mañana
¿Dónde quieres vivir?
Allí
Aquí
Allí
Así

¿Así?

Mañana


¿Por qué el editor de texto de blogger no me deja hacer poesía gráfica? Maldito seas!
"Baronesa, Baronesa Maquiavelo..."
Sonrisas y Lágrimas

Quiero prender fuego a un monte.
Luego comerme sus ascuas calientes
-La entrada al infierno
tiene néctar de reciprocidad-
Así con su fuego me apagaré
y me consumiré.
Todos quedaremos contentos.