sábado, 28 de febrero de 2009

¿Por qué soy tan dado a este tipo de monstruosidades que sé seguro que me van a sentar muy mal?¿Por qué ceno sólo y solo medio kilos de molocotones en almibar y medio kilo de piña? ¿Por qué me he comprado una botella de ron para mi y esta noche?¿Por qué me la voy a beber?

Porque si, porque no sería yo si no.
-ehm...mis ojos están aqui arriba
-Si, pero esta noche no me voy a comer tus ojos.
-Venga, llévame a la cocina.

viernes, 27 de febrero de 2009

-¿qué piensa del comunismo?
-Compartir es bonito.

Lars Von Trier. Bailando en la Oscuridad.

http://www.artszin.net/vol2/selma.html


Tengo profesores muy buenos en mi universidad, entre ellos Jose Luis Brea.
De todas las putas de aquel burdel, sin duda Lucera era mi favorita. Lucera en realidad se llamaba Lucía. Decía que podría llamarse Lulu si no fuera porque allí ya había habido una hace unos años que era considerada una diosa, una eminencia entre el humo del tabaco hasta que un día desapareció y nadie sabía dónde la habían dejado. Lucera era bella pero no destacaba entre las demás. A Lucera le mataban las escaleras hasta las habitaciones. No eran muchos escalones, apenas cincuenta, pero suficientes esfuerzos para una puta asmática. Al llegar solo se quitaba su vestido de tul quedando desnuda y se tumbaba bocabajo en la cama, mostrando toda su desnudez, jadeando en busca de aliento en aquellos cuchitriles de sábanas roñosas. Y así se podía quedar toda la noche. Buscando su aliento. Y hasta que no lo encontraba yo no me quitaba los zapatos. Me quité los zapatos muchas noches, hubo algunas en las que ella me los desataba con los dientes. Y con sus labios me desaté otras cuantas. Ella era la potra de nácar de la que escribió Lorca. Qué potrilla loca, que fácil de domar era. Que bello era montarla.
Una noche me la pasé sentado en la silla donde había dejado su vestido viendo como su espalda se elevaba y descendía y me imaginaba encima de ella. Aquella noche la imaginación fue suficiente.
Otra tarde llegué y no encontré a Lucera. Lucera no encontró la noche anterior el aliento en ninguna parte. No volví a aquel burdel.

miércoles, 25 de febrero de 2009

Menos mi madre y mi hermana

Putas.
Que sois todas unas putas.
¿ya?
¿Contentas?
¿Me vais a dejar de decir que debo ser más capullo con vosotras?
¿si?
Gracias, coño.
No teneis ni idea de lo capullo que he sido
(Putas)

martes, 24 de febrero de 2009

tuvo una desilusión amorosa
cuando el jotpege
destrono al gif en internet
al mismo tiempo que yo.
No me llama Julio,
ni si quiera Giulio,
me llama Ulio.

Reflexiones atropelladas Vol. V

Si, ahora las cosas las escribo con números romanos. Será por el sentimiento de culpabilidad de no saber latín siendo estudiante de Humanidades. Pero ¡eh! hablo otras 5 lenguas. Esto último puede abrir muchas puertas aunque el 50% del enunciado sea mentira. Venezia en carnavales es una absoluta pasada. Me da lo que necesitaba por completo a pocos días de marcharme: Escaparates de arte contemporáneo, mar, Drum & bass y utilizar transportes públicos sin pagar un duro. Si, pero no os daré mucho la murga, teneis que ir a Venezia. ¡Pero teneis tantos sitios a los que ir! ¡Tantas cosas por hacer!. ¿Ejemplos? Teneis que ir a ver la carreras de camiones, ir al casino, levantarle la novia a un desconocido, dejar a vuestra novia por otra mejor, que luego esta os deje y después de todo, reirte de la vida como si nada hubiera pasado siguiendo el consejo de tu madre de "ahora tírate a todo lo que lleve falda". Siempre me gustó ese consejo, pero lo extendí. Ella llevaba pantalones aquella noche, y casi siempre; no es amiga de las faldas. Luego también, sin dejar de reir, confiar en tí mismo y pulsar el play para escuchar a los grupos perdidos. Y si puedes, hacer el amor a una caja de cosquillas escuchando a Ivan Ferreiro. (quien dice caja de sonrisas también dice "Máquina de follar" al más puro estilo Bukowsky, pero no puedes ser una caja de cosquillas sin ser una máquina de follar, no es lo mismo; a las máquinas de follar no hace falta darles cuerda, funcionan con algun tipo de energía que no me molesto en entender, son máquinas de follar, a las cajas de cosquillas hay que darles cuerda, abrirlas y tener cuidado porque se rompen fácilmente) Bueno, que hay que hacer muchas cosas, pero Venezia debe tener prioridad por el propio bien de nuestra salud espiritual y mental (a poder ser no pernocteis en el camping al lado del aeropuerto no vaya a ser que algún ala te de una colleja). Hoy seré breve y terminaré saludando a una visita que viene desde Sevilla y que no hay día que no se meta en este mi humilde blog al menos 3 veces al día. No sé que demonios buscas aqui, pero sea lo que sea, espero que lo encuentres. Sería mucho más rápido preguntar dejando un comentario, a mi a veces me pasa en las tiendas, pero por no hablar en cualquiera de las 5 lenguas que digo utilizar, me callo y busco como un idiota saliendo de los Zara sin el medio kilo de calabacines que andaba buscando para mi tortilla. Pues eso, pregunta. Contestaré. Y una abrazo para mi visita de Valencia (Venezuela)!

lunes, 23 de febrero de 2009

Como se te ocurre venir a una fiesta de disfraces del 17 vestido como si fuese del 16?

Venecia

viernes, 20 de febrero de 2009

Cosas que te hacen llorar antes de irte a dormir dos horas para depertarte y largarte a Venecia echando ostias:

"Julito se puede saber cuando vas a volver? T crees q sto es igual sin ti?"


Fran, sms.

jueves, 19 de febrero de 2009

-Comme possono fare una musica cosi Bella?
- Probabilmente perche loro sono anche belli indientro

miércoles, 18 de febrero de 2009

Perugia tiembla,
no se sabe si de nervios o de frío,
mientras la visten de novia.

lunes, 16 de febrero de 2009

Agnese tambien tiene un mac
pero su mac no tiene enge
y las letras le vienen ya con acento
para que luego digan que los espanolitos somos vagos.

domingo, 15 de febrero de 2009



ecola agnese. ho finito de sentire tutto il lp e veramente mi sembra triste.

sábado, 14 de febrero de 2009

Agnses tiene nombre de perfume barato. Peor aun, de ginebra barata. Pero aun así huele bien y aun así me gusta mucho sola. Al contrario que al alcohol, agnese no necesita hielo para ser bebida a sorbos pequeñitos. Es la única forma de bebértela. Agnese vive en una habitación coronada por vigas de madera. Una habitación en un piso -he aqui las casualidades- que podría haber sido el mío. Fue el primer piso que llamé a mi llegada a Perugia en busca de un espacio para mí. Agnese me dijo que solo buscaba chicas. Al final Agnese vive en un piso con otras tres habitaciones en las que viven un chico llamado Antonio de Abruzzo, un chico turco del cual solo sé que se marcha en marzo y un marroquí del cual solo tengo por sabida su nacionalidad.
Agnese tiene una nariz grande, cualquiera diría que con personalidad. Pero la personalidad la tiene ella. Agnese viste raro, no llega a ser una moderna y no termina de ser una punki. Agnese es Agnese. Agnese, como ya he dicho, vive en una habitación y en sus paredes viven fotos recortadas de revistas, posits amarillos con datos de una asignatura de Historia del Cine, collares colgando de ganchos con motivos de Van goh y Schielle, estrofas de canciones en cartulinas blancas escritas dos veces sobre sus mismos trazos, pequeñas genialidades en forma de citas sapientísimas que me iluminaron mi etílica-mente a mi llegada, una tele que no funciona cuya pantalla está tapada por más fotografías. Agnese no tiene fotos suyas, ni de sus amigos, ni de su familia, ni de sus exnovios, ni de sus ex-exnovios ni si quiera tiene fotos que ella haya podido sacar. En su armario, y esto ya son imaginaciones, tiene gorros, sombreros y bufandas que la hacen rara. Y su rareza me arrancó una sonrisa cuando la vi por primera vez -Sara duerme en la cama de Rosel mientras yo escribo esto y escucho a Massive Atack a toda ostia-. Como en su día dijo Albert Camus "una persona que haya vivido diez minutos, puede estar en la carcel cien años pensando en ese espacio de tiempo", hoy afirmo lo mismo. Agnese ama a los grupos de los 80, la electrónica de entonces, los grupos de indie rock europeo. Tiene un manojo de rosas que se encienden si lo enchufas y si lo apagas aparecen estrellas encima de la puerta. Agnese, Agnese, Agnese. Agnese tiene el mejor hachis que he probado desde que estoy aqui en Italia, y su hachís a las dos de la tarde, a oscuras, tumbado en la cama con ella al lado, no tiene nada que envidiar al español, solo en esas circunstancias. Agnese trabaja mañana (hoy) en el guardarropa de la Urban (y está un poco enfada por ello). Agnese me ha invitado a café y al cigarro de rigor, según ella, epílogo a tal placer, tan solo dos números más abajo de su casa. Agnese tiene unas Warfire, Wirefire, wayfarer y se las pone para salir conmigo a por dinero para pagar nosequé a su casero, junto con su chupa de cuero y esa gorra deja por un momento de ser especial para ser una protopunki más con una sudadera en verde yonki que entre el negro de los pantalones y el negro de la chaqueta de cuero quedan genial. Agnese ahora está devolviendo abrigos y seguro que no está sonriendo. Agnese es el nombre que alguien antes que yo le puso a belleza de la desnudez. Bueno, quizá no. Quizá sea demasiado cursi como para ser realmente así. Pero Agnese desnuda es realmente preciosa, su desnudez brilla, más que el último cigarro del paquete de diez de Marlboro Light que compré anoche con ella en Corso Vanuci. Agnese siempre tiene frío si yo lo tengo primero y se tapa y me tapa con una colcha de dudosa estética para con el resto de la decoración de su habitación. Nunca abre las persianas, le hace daño la luz del Corso Garibaldi y las conversaciones en árabe, pero le gusta andar por casa descalza porque el suelo está caliente por el horno de la pizzeria sobre la que vive. Agnese sabe lo que es bueno y por eso, como yo, tiene un MacBook. Agnese es un cachito de aire umbro, una piedra perugina, la chica que se esconde sin pudor detrás de una apariencia poco convencional. Lleva chapas con imágenes de actrices del cine mudo de los años 20 y compartimos la misma opinión sobre lo bellas que eran. Dice que soy dulce, que no soy como los demás, que el resto solo quieren que se la chupen y ya está, que nadie le había agarrado la espalda de esa manera, que con ninguno podía hablar sobre la conversión de Joy Division en New Order y después de todo me pregunta la hora. Es pronto son las cuatro y cuarto, de no ser porque ya es por la tarde el atributo de esta frase no sería nada irónico. Pero nos da igual, no tenemos nada que hacer y ya se nos ha pasado el frío, hasta que llama el casero y ella llama a Antonio y antonio le pregunta que dónde está y ella dice que en casa y el le dice "Vafanculo" y cuelga y al poco se oye su voz preguntando si puede entrar y Agnese dice que no y Antonio pregunta si está desnuda y Agnese responde que estamos vestidos y se ríe y me río tratando de no hacer ruido pero no sé que cara ha puesto Antonio y no recuerdo si se ha reído también. Agnese tiene la esperanza de que hoy vaya a verla al trabajo, me dice que se pondrá un vestido verde que probablemente me guste, pero no voy ya que soy un ser social y en cierto modo dependo de la decisión que tome una microsociedad de estudiantes españoles cansados de la noche anterior que por nada del mundo cogería un autobús para ir a una discoteca y pagar 8 euros por entrar y 3 por dejar el abrigo en el ropero y ver a la chica que raptó anoche a su amigo. La mando un mensaje y le digo que no voy y no obtengo respuesta, pero no me extraña ni me preocupa. Mañana veo a Agnese, aun no sé dónde ni cuándo pero sé que la veo y que no hago lo que el otro día, esta vez la doy un abrazo y la beso en los labios e intercambiamos cuatro frases con mis verbos mal conjugados y en presente. Y mientras tanto dejo que pase el tiempo, que ahora salga del trabajo, llegue a casa, descanse, duerma todo lo que no duerme hoy, quizá ya ayer, y mañana se levante y se vista como solo ella sabe para no ser una más y seguir captando, seguramente sin prentederlo ya, mi interés. Y sonría y fume y salude a sus amigos italianos que encuentre por la calle y cuente que el examen estuvo bien, que obtuvo un 28 y que está contenta y prácticamente de vacaciones, que yo soy Julio; sólo entonces abriré la boca para decir "piacere".-Sara sigue durmiendo en la cama de Rosel, que no sabemos dónde está-. Agnese dice que le gusto más con barba y que no pincho porque ya la tengo lo suficientemente larga como para no pinchar sin que deje de ser bonita. Yo creo que me ruborizo pero ella no lo ve porque en la habitación en la que vive entra muy poquita luz de la calle, yo, claro, tampoco pero creo que me lo noto. Agnese me insulta diciendo que soy mayor, que parezco mayor de lo que soy, pero que al abrir la boca se me nota mucho más. Yo me siento insultado, probablemente sin razón, pero nadie con una año más que yo puede decir eso, menos cuando a mi me sucede lo mismo ¿pero de qué vamos?. Nos hablamos como los extraños que somos el uno para el otro y nos exploramos con un sabor a Deja Vu compartido en la boca. En esa exploración nos encontramos mil veces y nos damos un trago el uno del otro. Dibujo un plano de Agnese en mi cabeza, ya lo tengo, es tremendamente pequeño aún. Es un punto, me sale muy bien su mapa. Un punto que infinitamente pequeño al mismo tiempo que se me desborda entre los dedos. Agnese duerme en el lado que da contra la pared, aunque en medio hay un vacío suficiente como para hacerse incómodo e incluso pericoloso y cada dos por tres me pregunta por mi comodidad y le digo que no haga ruido, que está durmiendo, sonríe y se asegura de que no cojo frío abrazándome esta noche por enésima vez. Duerme bocarriba si yo duermo de lado, de lado si yo duermo bocarriba y bocabajo cuando mis manos han salido a pasear. Miento, ninguno de los dos dormimos, es solo un sinónimo más corto de estartumbadossonriendonoscomodiotasybesándonoscomojodidosadolescentesqueseacabandeencontrar , eufemismo también lo puedes llamar. Dormir es eufemismo y sinónimo de todo. Agnese, por tanto, quindi, no duerme hoy, pero duerme, pienso, después de que me voy a casa (a ver si duermo y terminar cambiando el sueño por un plato de espagetis, un café y una tarde cuasinterminable jugando a los dardos) al menos una hora antes de entrar a trabajar hasta las cinco y media. Antes he mentido, Agnese tiene al menos 4 pares de Wirefire, Warefire. Wayfire o como se llamen. Es casi imposible intentar sorprender a Agnese presentándola un grupo que puede que le guste, ya lo conoce antes que yo. Podría seguir hablando de ella, decir que ahora mismo sale de trabajar, coge el pullman y regresa a casa muerta de cansancio, pero Sara duerme y creo que es mejor que se vaya a su casa (que no queda muy lejos, solo en el piso de abajo) y no puedo, de momento, escribir y despertar a la gente con tacto para que se vaya a dormir a su cama y no a la de la vecina de arriba.

viernes, 13 de febrero de 2009

¡Bueno espera!


Verás.
Una mujer desnuda,
no es bella porque ella lo sea,
ni por tener más curvas
o el pelo más largo.
Una mujer desnuda,
sobre una cama por ejemplo,
es bella porque la desnudez es bella.
Es vestirse de desnudez lo que le hace bella.

Ahora dilo en italiano y vete a dormir
Si ya sabía
que las casualidades
eran las arquitectas de la vida
¿por qué no imaginé esta situación antes?


Son las seis y media, me voy a dormir. Ahora si que de verdad me han cambiado el horario.
Lo que de verdad mola es que al salir del pub de todos los días con tus amigos como cubas, te encuentres con todo nevado y te líes a dar pelotazos de nieve al grito de:
"Gallego Joputa!"
"¿No querías agua alicantino?¡toma nieve!"
"Zas en toda la boca"
"Zas en todo el cartón"
Etc, etc etc...

jueves, 12 de febrero de 2009

¿Qué le vamos a hacer? La reproducción aleatoria no me da más que alegrías esta tarde. Quizá por lo que pueda pasar esta noche y que hoy no ha habido mañana.

Ellos - Lo dejas o lo tomas.




O soy educado, cortés y simpático,
amable, chisposo, atento y fantástico,
le tiendo la mano a cualquiera que pasa,
me invita tu madre a cordero a la brasa.

O soy arrogante, grosero y mal visto,
amante de todo lo que llaman vicio,
imbécil que siempre se pasa de listo,
persona irritante que saca de quicio.

Y es que así no encuentro la manera
de hacer que alguien como tú me quiera.
Qué le vamos a hacer, no sé.

Siempre me han perdido las formas,
nunca atiendo a las normas,
lo dejas o lo tomas.

Dices que no sé lo digo,
piensas que estoy de broma,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas ... o lo tomas.

No puedo cambiar de repente,
ni lo voy a hacer automáticamente.

Puedo escribirte un poema precioso
para demostrarte que te sigo el rollo,
que sirva de algo y que sea mi coartada,
que suene bonito y que no diga nada.

Puedo decirte que por ti me muero,
que tengo una empresa y me sobra el dinero,
te puedes creer cualquier cosa que digo,
que puedo pagarte la entrada de un piso.

Y aún así no encuentro la manera
de hacer que alguien como tú me quiera.
Qué le vamos a hacer, no sé.

Siempre me han perdido las formas,
nunca atiendo a las normas,
lo dejas o lo tomas.

Dices que no sé lo digo,
piensas que estoy de broma,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas ... o lo tomas.

No puedo cambiar de repente,
ni lo voy a hacer automáticamente.
Hay mil cosas que aún no has visto
y no las vas a ver, a mí me da lo mismo.

Siempre he deseado tenerte a mi lado,
siempre he deseado tenerte a mi lado,
siempre he deseado tenerte a mi lado,
siempre he deseado tenerte a mi lado ...

Siempre te han podido las formas,
todo con punto y coma,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas o lo tomas,
lo dejas ... o lo tomas.

No puedo cambiar de repente,
déjate querer frenéticamente.
no puedo esperar a besarte
sin que estés borracha
non posso aspetare a baciarte
senza essere ubriaco

lunes, 9 de febrero de 2009

Reflexiones atropelladas Vol. 4

Si, mirad, la hora, no la de este momento, sino la del instante en que se me ocurrió dejar de estudiar y ponerme a escribir. Si, las cuatro de la mañana, por fin sé para que sirve el insomnio (también se puede llamar horario cambiado): para estudiar. lo malo, en este mi caso, es que estudiar no sirve para nada pues la aprehensión de conocimientos y contenidos está siendo realmente nula. No sé si será el hecho de que las horas son poco propicias, si es que la lengua italiana me hace el estudio mucho menos productivo, o si es que el azúcar que he espolvoreado sobre las rebanadas de pan con mateca de cacahuete aun no me ha subido al cerebro. No quiero entender tampoco las razones, desde un principio no sabía de que iba Studi Culturale, y mañana, o mejor, dentro de un rato tengo un examen en el que no sé que demonios me van a preguntar y en el que no sé como voy a responder y en el que no sé qué, nosecuantos. A todo esto Yasmin Levy acompaña a este atormetado estudiante erasmus, que de lo segundo cada vez tiene mucho menos que de lo primero. Lo reconozco, Yasmin siempre me entristece mucho, pero ¿sabes no? es esa tristeza que mola. (por cierto, este finde me lié con una judía, ahora que me acuerdo, con nariz de judía (las narices que me gustan), la r palatal del hebraico y conciencia antisionista [lo mejor!])Lo malo, como con el caballo, es que si te pasas la palmas. Bueno algo asi me suele pasar bastante con esta cantante sefardí. A veces me paso y venga llantina. Ya han pasado tres meses, las semanas van por ciclos, y hay días mejores que otros. Pero han pasado ya tres meses, y ya debería bastarme para darme cuenta de lo que todo el mundo me grita a la cara. Pero que yo, me niego a ver. Bueno, quizá no sea una negación en el sentido estricto, creo que es solo que no me doy cuenta, por más cuenta que me quiero dar. No, yo no soy como muchachito u otros notas que les dejan y exclaman a los cuatro vientos "Ojalá no te hubiera conocido nunca", no tengo razones para hacerlo. Podría hacer mi propia versión tipo "Ojala no le hubiera conocido nunca" "ojala no se hubieras ido nunca" o la que más me gusta de todas: "Ojalá San Patricio no hubiera limpiado Irlanda de serpientes y hoy siguiera siendo territorio de reptiles ápodos, así el torneo 6 Naciones solo tendría 5 y podría descansar uno cada fin de semana (Y ella no se hubiera ido)".Mañana tengo examen, dejando de un lado el automartirio, y no tengo ni zorra. Al menos tengo ese sentimiento de no tener ni zorra sobre que coño contestar cuando me pregunten por "La psicología de la Mafia" "La Sicilia como Metáfora de la Italia" "Democracia y televisión en Italia" o "Diferencias entre Norte y Sur desde el aspecto antropológico". ¡Vaya! mira para que sirve reflexionar, ahora me doy cuenta de que podría explicar cada una de estas precguntas. No, si al final esto de reflexionar me va a resultar productivo. Pero estoy pensando que más productivo me van a ser cinco horas y media de sueño...si, lo van a ser...
Batres, querida
o querido.
Batres de hermafrodítico
sexo, o hermafrodítica.
Te veo enorme desde aqui,
desde este monte,
desde este botón de una bota.
Hoy rompo mis vestiduras,
y las de mi más larga ausencia
en tus calles.
Hoy te extraño y me felicito
por no extrañarte lo suficiente
como para echar a correr
y no parar hasta que no me paren.
Batres, me consta que eres sin mi.
Que te conste que yo no soy Julio
hasta que me dicen en tus parques "Enrique"
o me hacen pequeño
y me llaman Julito.
Batres, te escribo esto
aunque no sepas leer.
Te añoro mojado,
resbaladizo como un pez.
Me han contado que has estado blanco,
pero el blanco nunca te quedó bien.
Seguro que esperas a la primavera
casi tanto como yo.
Y dices que ahora echas de menos
a los niños en tus parques...
yo echo de menos unirme a ellos
para que me extrañes el invierno que viene.
Batres, esto no es una Oda,
ni un himno, ni un homenaje,
se queda pequeño cualquier intento.
Esto es un carta que nadie te leerá.
Ni siquiera un adolescente tardío
descalzo sentado en un taburete de bar
delante de los que cobijas.
Nadie te los va a leer,
pero quería asegurarme
de que cualquier intento de hacerte más grande
es irrisoriamente inútil

domingo, 8 de febrero de 2009

hoy ya puedo afirmar sin miedo a equivocarme
¿qué más da que sea negra, blanca, amarilla, musulmana, judía, sionista, nazi, de derechas, de izuqierdas, etc, etc?
Todas besan igual al final

sábado, 7 de febrero de 2009

ME extiendo inevitable en el tiempo
entre la vida de los demás
mojando algunas almas más que otras,
gobernándome desde donde empecé
hasta lo que estoy rozando cada aurora
con mis epsumas recién nacidas.
Me extiedno vaciando bocas,
regalándome sin miramientos
a los pulsos que laten al compás del mío.
Me extiendo,
soy inevitable e imparable.
Reconozco no ser infinito,
que para alcanzar nuevos paisajes
debo difuminarme de catedrales antiguas,
despegarme de costas que han cambiado
para mis mil entrañas de color.
Pero donde me muero compro grandes lápidas,
estatutas y efigies de rostro amable.
Lo mismo, me temo, hace la gente conmigo.
Arados de barro se desgastan en mi alma,
tirados por bueyes de oro, arándanos y sangre
y siembran trigos azules
para que llegue a horizontes nuevos,
alli,
donde mi presencia no es intuida ni imaginada.
En mi las levaduras levantan islas,
todas con nombre de mujer,
montes menudos y prados de dulce zumo.
Y las islas viven en mi,
y aunque mueran, seguirán teniendo
el mismo nombre, el mismo sol,
las mismas playas de sábanas
-aunque no vuelva a hacer castillos en su arena-
mientras siga habiendo mar que a ellas me lleve.
Porque, al menos una, me lo prometió.
Algunas veces tengo la sensación
de que se me están cayendo
los mundos encima,
solo que yo no me doy cuenta
de cuando en cuando.
Pero que al fin y al cabo
siempre se me están cayendo.

jueves, 5 de febrero de 2009



¡Que se lo vuelvan a llevar al dentista por Dios!
Rubén me cuenta por teléfono su última aventura en un Supermercado.

"Pues en esto, macho, que han puesto una sección en el Alcampo ¿no? una sección de estas de... de todo a un euro, pero que no solo hay cosas de casa y tal y cual, sino, que además, ¡también hay comida! y bueno, pues el otro día fui con Fani a dar una vuelta y cambiar una chaqueta o no sé que cojones tenía que hacer y me encuentro con la susodicha sección. Y veo, con asombro que en la parte de abajo, hay latas de mejillones por un euro, y me cogí dos latas. Y macho, me las comí en mi casa ¡puah! ¡madre de Dios Julito! los mejores mejillones que he comido, bueno bueno, una puta delicia. Entonces, entonces, pensé...mañana voy otra vez y me gasto 15 euros en mejillones y tengo mejillones de aqui a marzo. pero ¡oh mi...! ¡fatalidad! ¡oh mi fatalidad! que ya se habían acabado todos."
Rubén sabe disfrutar de los pequeños placeres de la vida, de las pequeñas sorpresa y sobretodo de los mejillones.
Mi reino por un tercio, un platillo de mejillones y otro de patatas fritas...

miércoles, 4 de febrero de 2009

Reflexiones atropelladas Vol.3


Malditos tres tercios

21. Blackjack.
Si bueno, ojalá. Ayer, ya ayer, cumplí 21 años. 21 años fuera del útero de mi santa madre. ¿qué dan de si 21 años? Pues bueno, todos podríamos escribir un libro con nuestra vida a esta edad. Algunos sería muy gordos, otros más finitos, otros más bonitos, los habría rockambolescos y los habría para hacer películas. Hay gente importante que se hace películas con su vida, pero casi todas empiezan a los 21, la infancia y la adolescencia no son más que planos de partos, posibles traumas escolares, primer beso adolescente, primer polvo (también adolescente) y a partir de esta edad más o menos empieza el nudo de la película. ¿es que aqui empieza lo bueno?. No creo que sea ese mi caso, creo que empecé a vivir a los 13. Haciendo el mongui. Paso de hablar de cine, hoy no me gusta.
21, joder. Parece que fue ayer cuando me fui del Villa con la cabeza alta y fue hace ya 5 años ¿o 4 años?. Mierda, no me acuerdo, debe de ser la edad. Manda carallo, 21. Blackjack.
Pasarlo lejos de mi gente no ha sido una experiencia tan mala. Si bueno, al menos pasarlo lejos de mi familia y de mi perro (quiero dejarlo claro, algunos no engloban al perro dentro de la familia, pero todos los niños cuando la dibujan, dibujan también al perro) ha sido un poco duro, y aunque no haya encontrado en esta ciudad sustitutivos perfectos, no ha estado mal. Me ha quemado el movil de recibir llamadas y mensajes, el Tuenti ha echado humo (a pesar de haber cambiado la fecha) y Little Newton (mi Mac) me ha deleitado con música clasica por petición propia (haendel, chopin, strauss, Listz, Mendelshon, Mozart, beethoven, brahms, berlioz y algun pianista más que ahora se me escapa). Finalmente he salido esta noche a tomar unas birras con roseliña, sara y victor, al volver he abierto el maldito tuenti y ahi estaban todos los que se han acordado. No guardo rencor ninguno a quien se haya olvidado, yo soy igual de desastre para los cumpleaños, y a las almas gemelas no se les debe echar en cara absolutamente nada de nada.
Luego me han preguntado cuantos siglos caben en 21 años, con una foto mía sentado en una ventana de Stocolmo mirando a Chernobil, me he puesto hacer cálculos. Queda sitio para muchos más siglos de los que nos podamos imaginar, y aun así sobra sitio para sonreir fino a la lacrima (hasta llorar) de felicidad. Y de dolor de músculos que hacen sonreir. Sin duda, sin contar el libro firmado por todos mis amigos erasmus, es el mejor regalo que me han hecho, bueno...y la videoconferencia de ayer que también fue demasiado sonreir.
Como diría la canción:
Gracias a la vida
que me ha dado tanto
me ha dado la risa
y me ha dado el llanto.
Si, hoy me han dado un empujón, una suave patada en el culo para seguir adelante mi camino. Y he visto que tengo a mi alrededor mucha más gente de la que pensaba. Solo me queda daros las gracias. Desde aqui, no desde Perugia, desde el corazón. Desde este corazón tan puto.
Mil gracias.

martes, 3 de febrero de 2009

WTF

Me robaron mi caballo.
Lo dejé en la playa, le dije
"no te muevas, no te vayas,
voy a dormir"
Al despertar encontré una nota "Somos America, ¿cómo se llama tu caballo? es igual, te lo cogemos para una canción, te lo devolveremos"
Fui a Londres a buscarlo.
Nunca más lo encontré.
Luego escuché una canción
de los 70, creo,
decía que me lo habían devuelto,
en la misma playa,
en el mismo mar,
pero yo ya no estaba allí
para darle zanahorias ni terrones de azúcar.

Una video conferencia,
en este momento,
vale más que mil trillones de millones de cuatrillones de palabras.

lunes, 2 de febrero de 2009

con las manos sucias

-¿que mierdas habrás comido para volver tan delgado?
-No.
Con qué.
Con qué es la clave
Con qué las habré comido.
Cuánto me habrá costado.
Son demasiadas preguntas.
Dejadme en
la paz.
He tenido
suficiente.
No quiero

más.

Quizá,
la respuesta esté
en lo que he dejado de comer
si es que vengo más delgado.
Nos aplasta la lógica,
a todos menos,
por lo que parece,
a ti.

Tú ¿qué?
¿no has cambiado tu menú?
¿sigues comiendo con tenedor?
¿no te cansas?
¿no se te duerme el culo?
Estás igual,
la cotidianeidad no te ha comido a ti.
La ves pasar todos los días
y no rompes con ella
¿cuándo se lo vas a decir?
Házte un favor, séete sincero.
No ves tus opciones.
Múdate. De ciudad,
de piel, de profesión sin futuro
a otra más fría,
a otra más imperfecta,
(y con lunares a los que hacer metafóricos viajes.
-siempre gusta alunizar en puntos
aleatorios sobre la epidermis-)
a otra con peores vistas.
Ese es tu problema,
no ves tus opciones,
tu oculista es amigo de las bromas,
de las más ligeras y las más transparentes,
de las más ochenteras y las más al aire.
Nos caemos bien
en toda nuestra ignorancia
del uno para con el otro.
Eso a ti no te gusta,
a mi me aterra tu disgusto,
pero ya sabes lo que dicen.
Bendita ignoracia.
Pensamiento,
palabra,
obra
y omisión.
Esas si son benditas.
Nuestra ignorancia es más tonta que el asa de un cubo.
Y seguimos sin tener ni mierda en las tripas.
Por eso estoy tan delgado yo,
Tu tienes tus tripas,
desde entonces,
en tu boca
y en ambas vive el eco.
Por eso estás tan delgado.
Tú.

domingo, 1 de febrero de 2009

Esta es la historia de un puñado enorme de hijos de puta que de repente se convirtieron en mis hijos de puta favoritos.

Nada más facil que joderme una tarde de uno de mis pasatiempos favoritos en esta ciudad italiana: Ver Perdidos. ¿Cómo romper el embrujo que esta serie, junto con el poker, ejerce sobre mi persona? Es fácil: con un vicio comparable al de fumar y cuyo síndrome de abstinencia empezaba a hacer aparicion: EL BILLAR

Y para allá me fui con Josep, Lucía y la posterior incursión de Guillermo. Sin poder saber ni sospechar la que se me estaba viniendo encima. A todo esto, aunque no me estaba dando cuenta, la prolongación de las partidas era debatida entre el eje del mal sin tener en consideración mi opinión. Pero como mi amor por el tapete verde es demasiado negro, y siempre se decidía continuar, nunca opuse resistencia a otra partida más.
Guille no hacía más que hablar por teléfono, y al poco tiempo Lucía preguntaba “¿otra partida?” y guille asentía con la cabeza sin yo poder denotar en su mirada la malicia que albergaba.
Cuando ya todo estaba acabado y nos disponíamos a encauzarnos a nuestras respectivas moradas, las converaciones sobre futbol y sobre con quien jugaba el Atleti derivaron en algo asi:
Julio: Creo que juega contra el sevilla.
josep: ¡ostia! hablando de sevilla y atleti, ¿Os hace un pro en mi casa?
Julio tituvea, Lucía y Guillermo no disimulan su disposición.
Julio: no, yo paso, que me tengo que hacer la cena y me tengo que destilar algo para beber esta noche.
Josep: ¡No te preocupes! tu vente a mi casa, que alli tengo comida y tengo bebida.
Julio: Que va, que va tío, yo me voy a casa.
Josep: ¿Tu conoces a Mauricio el del Domus?
Julio: Si, claro. Ni puta diea de quien coño es.
Josep: Pues le pillé un chinote ahí y no está mal por el precio al que me lo ha dejado.
Julio: ¡A tomar por culo! ¡Dios lo que doy por un porro macho! voy voy voy.

Excelente, ya me tenían donde querían. En el puto bote.
Al llegar, justo antes de entrar, sin que yo me diera cuenta, Josep sale a tirar el cigarro y con el disimulo y la discreción de un auténtico espía, tocó el timbre para avisar a quien en la casa estuviere de nuestra inminente llegada. Y yo mientras bajaba las escaleras, no podía dejar de pensar en ese porro que con tanta solidaridad y desinterés me iba a dar mi amigo Josep. Amén del Pro, lógicamente.

Pero que curiosamente extraño, al abrir la puerta todo en el interior era oscuridad y tinieblas y no había indicio del habitual murmuro de alemanes, ni atisbos de luz provenientes de la tele en el salón.

La luz se enciende. ¡Sorpresa!
Lo primero que se me cruza por la cabeza “Mierda, es el cumple de Guille, le han organizado una fiesta y yo no he hecho ni el huevo”. Pero cuando veo que la gente me mira demasiado y mi nombre se balancea colgado de una lámpara me lo empiezo a creer. A tomar por el culo, el mejor cumpleaños de mi vida. No ya solo por la gente, sino porque para nada me lo esperaba. No había manera humana de sospechar, ni espacio de maniobra para la intuición.
Luego todo siguió el orden natural de estas cosas. Un par de bromas fálicas en agradecimiento, besos, abrazos, fotos, comer, beber, soplar las velas, fingir que soy Judío, una visita a las catacumbas, un par de sustos a unas exploradoras intrépidas de éstas, unos cigarros, una ausencia de cannabiniodes suplible, sin duda, por la sorpresa, conversaciones, firmar un album con fotos mías que me hicieron mis vecinas etc, etc...
Con 19 años me pillé el pedo con mi padre en las fiestas del pueblo, un colega me terminó sosteniendo la cabeza mientras me potaba los pies.
Con 20 años me tuvieron dando vueltas por la universidad en una gymkana larguísima que tuvo como trofeo varios libros (y un cojín) entre los que se encuentra el que me descubrió (en parte) esta maravilla de ciudad.
Con 21...con 21 me hice mayor de repente. Casi me matan del shock y estrene mi lista de hijos de puta favoritos.
¡¡GRACIAS A TODOS DE CORAZÓN!!

Tu alma es polígama

Sé que esto es completamente contrario a lo que he hablado hoy llorando con Sara en la plaza IV Noviembre, pero aun asi lo debo decir.


Desengáñate,
mi alma se folla a la tuya
(tu alama se folla a la mía)
todos los fines de semana.


hoy me he hecho mayor, de verdad.
Y no me ha gustado un carajo