miércoles, 28 de abril de 2010

Quisiera ser bibalvo.
Crucificarme en la frontera
entre el mar y al roca.

lunes, 26 de abril de 2010

Oye, no en serio, me niego. Me niego porque me tengo que negar. ¿Qué carajo es esto? ¿por qué esto si y no tengo historia de la musica? ¿por qué he dado todo el pensamiento filosofico en medio año? ¿cómo he podido pasarme 30 siglos de historia del arte en 4 meses? ¿quién cojones es Carlos Gilligan y por qué no la conocía antes? ¿y ahora cuatro meses para explicar como funciona el mundo laboral? venga no me jodas... ¡Qué pollas me importa!

domingo, 25 de abril de 2010

Eres sencilla.
Como una mujer.
Hay veces que la gente me llama por teléfono.
Pero nunca disfruto tanto como cuando me llama Eli
para ponernos al día el uno al otro.
Me encanta.

sábado, 24 de abril de 2010

Han construído un puente sobre el barranco que ahy al lado de mi casa. Es un puente que estaba proyectado desde hace bastante tiempo pero que por H o por B nunca empezaron. Con el plan de incentivación de la actividad económica de la comunidad de Madrid (Gracias Espe por esto, pero por nada más) al fin lo han terminado en un tiempo record de 4 meses.
Ahora mis vecinos de enfrente (al otro lado del barranco) pueden venir a sacar el perro a la calle peatonal que pasa por delante de mi habitación. Pero no sólo eso.
También escucho la música de mi vecino de enfrente.
Levantarte del sofá en una pausa de "La Gran Evasión", salir a la terraza y escuchar óperas de Luciano Pavaroti...mola mucho más de lo que creía. Quizá sea una respuesta a Miles Davis y su Kind of Blue que se ha tirado toda la mañana sonando desde mi sótano.
Mañana me vuelve a tocar a mi, vecino.
Buen gusto, por cierto.

miércoles, 21 de abril de 2010

He encontrado el sitio en los mapa
Lo sabíamos
como sabemos,
sin intuir,
que el Lazarillo de Tormes
hoy
la liaría parda en los semáforos todos los días.

lunes, 19 de abril de 2010

Hoy es un día cojonudo.
Ya verás como alguien me lo jode.

domingo, 18 de abril de 2010

He visto a las liebres saltar como delfines entre el trigo.
Pero no he visto ningún barco.

martes, 13 de abril de 2010

Hay actos que se terminan convirtiendo en tradición,
pero antes deben ser hábito.
Hay hábitos bonitos,
como el de tirar las trazas
de sacar punta a los lápices dentro del estuche.
Es bonito porque luego el estuche huele bien,
a madera y colores.
Un olor con una capacidad de regresión
mucho mayor que el de made in china
o incluso que el de libro nuevo.
Luego hay hábitos feos, como el de las monjas.
Pero no hay monja con manos feas.

Teresa Herranz de Villanueva
¿Hasta qué punto es relevante que me enterara de la muerte del presidente polaco por un enlace de una amiga a un periodico en Facebook y no por la primera página de un periódico digital una hora después del accidente?

(que pregunta más larga)
Escrito ayer.

He de decir que esta noche la he pasado entre Harare (que por algún motivo estaba poblada por adolescentes que hablaban español, querían robarme el movil y decían que estaban en Mozambique y no en Zimbabwe) y la Antartida. Pero en una antártida veraniega que, no pregunteis por qué porque son cosas de sueños, a pesar de estar todo cubierto de hielo, tenía calles tipo urbanización residencial americana (jardincito sin valla, garaje y vivienda unifamiliar) y estaba habitada por personas con un extraño acento argentino y unos ojos excesivamente inuits.
En este viaje me acompañaban personas que eran amigos míos y cuya identidad no logro recordar pero la edad de nuestra relaación era mayor de dos años. Como en todo sueño que se precie, hubo sexo. Sexo extraño.

Ya por la mañana he puesto la radio y me han puesto una canción que se presumía en italiano. Pero al parecer, y yo no lo sabía, hay dos tipos de italiano. Y yo solo hablo uno.

martes, 6 de abril de 2010

Más triste que el torero al otro lado del telón de acero inoxidable.
¿de qué sirven 5 lenguas si no puedo decir con ninguna como estoy?
Wittgenstein no tenía razón. Mi mundo no termina donde termina mi lenguaje.
Hay un metayo más allá de los límites de mis palabras.