jueves, 30 de junio de 2011

I

Para esto quería escribirte,
poema,
para estar seguro
de esto
de lo otro
de lo de más alla´
y de que no vas a ser mejor
que lo peor que haya escrito,
ni peor de lo que escriba mañana.

Sea quizá esta salida al tedio
un prólogo,
un punto final,
o una ilustración en blanco y negro
del retrato del autor
que se percata de que
ha estado en su cenit
y no se le ha ocurrido
sacarse una foto
estando arriba.
Mirando hacia abajo
los versos escalados
tan estériles de luz
y rimas consonantes.

Confieso, poema
-ahora que te afilas
los borde de la hoja
que te da la vida-
que tus padres flotan
y vivo atados a ellos
dispersos en un mar
montando las mismas olas
que mi yo
todavía imberbe.
Olas que
-aunque toda la vida
penseé que no-
hoy me dejan en esta playa.

Y me encuentro
con el miedo
que tiene el diablo
amanazado por Jesús
empuñando un tenedor de plástico.
Que no teme el arma
sino la mano que lo empuña.

No sé si lo que queda
por venir
tiene barba
y una herida en el costado.
Solo sé
que tengo un bolígrafo
y pienso utilizarlo en defensa propia.
Si no quedara más remedio
me defenderé
y te escribiré, poema,
en la espalda más desnuda del mundo.
Donde nacen
las mejores flechas
contra el futuro
y el pasado.

miércoles, 29 de junio de 2011

Empieza tu sombra
en tus pies
y da la vuelta al mundo.

domingo, 26 de junio de 2011

Una vez gané un concurso de poesía
en el que uno de los participantes
habia copiado un poema de Neruda.
Me sentí el puto amo del mundo.
"Mi madre, la única mujer que he amado"
en tu cabeza rapada llevas tatuado.

Kortatu - "Tatuado"

jueves, 23 de junio de 2011

Nuestros colchones son una mierda.
Pero el suyo viene con ella incluída.

martes, 21 de junio de 2011

Si mi sustento estuviera supeditado a lo que escribo, estaría mucho más delgado.
Entre el querer y el poder
hay una relación causal
dominada por las líneas aéreas low-cost.

Yo quiero quedarme a
dormir esta noche contigo
y ellas tienen el poder de que no pueda quedarme
-por ejemplo-

viernes, 17 de junio de 2011

Say goodbye to semicircular walls.

jueves, 16 de junio de 2011

Me matan las poetas suicidas.
Las que meten la cabeza
en hornos de gas, para,
por fin,
amueblársela.
Las que aprenden
a bailar en los ríos
con los bolsillos
llenos de piedras.
Las que encuentran
un sendero cuesta abajo
detrás de una ola
y leen en las caracolas
su futuro.
Hay que amar mucho la vida
para morir así.
El poeta
prefiere
la muerte
de las
alturas
de los
vértigos
de los
vacíos
de la
gravedad.
Ama la muerte
en un coche
de color blanco,
y la muerte lo
quiere borracho
en el fondo de las botellas,
en el fondo de los callejones.
Quizá en el final
de los cuchillos
o el final
de las sogas
con formas
de postrera corbata.
Hay que amar mucho a la muerte
para vivir así.

lunes, 13 de junio de 2011

Cuando conduzco,
me parece que lo hago
por las carreteras
que se ven desde los aviones
cuando estoy aterrizando.

viernes, 10 de junio de 2011

Un día de estos va a haber más borradores que entradas...

jueves, 9 de junio de 2011

No sé como puedo estar estudiando después de todas las ostias que me he dado en la cabeza.

martes, 7 de junio de 2011

andando por la calle
esquivo a la gente
dejando el espacio
que ocuparía
hecha un burruño en mi costado

lunes, 6 de junio de 2011

Suerte
es no tener que cambiar
tu apellido
por el mio.
O estar vivos al mismo tiempo.

domingo, 5 de junio de 2011

Crece.
Da sombra
y fruto.

viernes, 3 de junio de 2011

A veces me descubro
pensando en el coseno
del ángulo de sus piernas
y se descubre los senos
y me voy por la tangente
y hacemos arder las matemáticas
las palabras esdrújulas,
las cremalleras
y los cordones
a tresmilkilómetrosdeputadistancia

miércoles, 1 de junio de 2011

Está en las cosas que dan luz.