jueves, 28 de julio de 2011

También se llama a los arquitectos
cuando se quiere derruir algo.
Nadie en la facultad de caminos
tiene idea de lo que está por venir.

Yo.

S o l o .
-pero no solitario-

Ni todo el colegio de arquitectos
podrá tirarme abajo.
Los ingenieros deberían
haber empezado a pensar
hace mucho tiempo
para si quiera
intuir
que
yo
guardo secretos.
Aceras con peaje,
desde su habitación
a mi casa
(el más pequeño)
la fórmula
de la cúpula
perfecta
(el más complicado)
la sala
con la mejor acústica
para los besos
(el más grande)
yla proporción
de las emes
en su
c   a   l   i   g   r   a   f   í   a   .
(el más bello)

Yo lo comparto con vosotros,
os enseño los planos,
no más.
Pero no se lo digais
ni a ingenieros
ni a arquitectos.
Son mentes fértiles
para la envidia,
y mentes expertas
en demoliciones.

miércoles, 20 de julio de 2011

Llegados a una edad
los peluches son cojines
disfrazados de animales
pero animales al fin y al cabo.
Uno se da cuenta de esto
después,
quizá tarde,
tal vez mañana,
quien sabe si después de morir.

Se llega a un punto
en el que el caviar te gusta,
distingues el champagne
del cava caro
y las ciudades de tu vida
se convierten
en ciudades de una vida pasada.

Se termina por no envidiar a los gatos,
no envidiar a los mayores
y envidiar a los niños,
sus ojos inexpertos,
su timidez ante el extraño,
su absoluto desconocimiento
del daño que hace conocer.

Bebo alcohol,
fumo,
me drogo,
cojo aviones solo,
sé nadar sin manguitos,
mi bici no tiene ruedines,
hablo tres idiomas.

Hasta aqui me han traído las prisas.

martes, 19 de julio de 2011

Se lo pedí a Dios,

pero andaría esuchando a algún torero.
Porque no
sucedio

nada.

domingo, 10 de julio de 2011

-Hola ¿Qué tal?
-Esfúmate, zorra.

lunes, 4 de julio de 2011

han llamado las chinches
que donde andas



pobres