lunes, 19 de marzo de 2012

¿Y si aquí se acabara todo?
Si ya no hubiera más.
No más versos.
No más "ay como duele"
"ay que lejos"
"ay que bien"
"ay que se pare el tiempo".
¿quien iba a decir
"ay que pena"?
Si aqui doy la última puntada,
si corto el hilo de sutura,
si observo mi obra y digo
"no te va a quedar cicatriz".
¿que pasaría?
Nada.
Y eso es lo peor.
Bisturí.
Ras, ras.
Las cicatrices vuelven locas a las chicas.
Las heridas son inútiles,
pero su rastro es fértil.

Hablar de los accidentes de la piel
-pezones excluídos-
nunca dejará de ser cursi.

lunes, 5 de marzo de 2012

Mientras P
se vuelve a enamorar
yo vigilo los garbanzos
-Sé que no se saldrán
que ahí están bien-
porque hay que vigilarlos.
De las ventanas cuelgan
unas cortinas feísimas.
Nadie me ha preguntado.
Sigo mirando por la ventana.
Oigo voces al otro lado de la cocina.
Pienso
"solo un policía se podría enamorar
de una persona así".
Quizá lo pienso en alto.
Los garbanzos aplauden
mi ocurrencia
y ocupan la vitrocerámica.