lunes, 30 de diciembre de 2013

intentas explicarme algo
justificarte
que te bendiga una excusa
yo asiento
digo que si con la cabeza
pero en realidad
estoy pensando
en una portada de Bob Dylan

domingo, 22 de diciembre de 2013

La mujer que canta los números de este bingo es joven,
o lo parece;
pero lo parece en el modo en que las voces de las personas
nos hacen creer que parecen algo.
Sí, así es.

Lleva todo el día cantando números,
su tono es ahora completamente llano.
Sin ganas,
como si se estuviera corriendo
después de haber aceptado echar otro polvo,
aún borracha,
el quinto ya,
a las nueve de la mañana.
Como quien dice,
"vamos a follar que mi avión sale en tres horas y no nos vamos a volver a ver y y aunque digas y diga que no, a los dos nos jode bastante, porque los dos follamos bien".

El setenta y siete siete siete
y la forma que tiene de decir
los números unidecimales.
Cuando son primos cambia el tono,
no lo sabe,
pero lo cambia,
yo la conozco
y recuerda del cole
la simpatía que le inspiraban los números primos.
Una vez se puso muy contenta
porque dijo 7 números primos consecutivos
y una señora le dejó propina al cantar línea después de eso.
Estuvo bien.
Aquella mañana, al salir,
desayunó en el bar de la esquina
y en la para del autobús
se encontró a una compañera del colegio.
Las cosas no le iban mejor,
le pidió un cigarro y después un par de euros para el metro.

viernes, 13 de diciembre de 2013

Quiero un cenicero bien grande.
Bien grande, de cristal, que pese.
Un cenicero que diga
-vamos enciéndetelo con la calma,
aquí cabe ese paquete entero y otro más-
Si tuviera un cenicero así
podría pasarme las noches escribiendo.
Es el puto hecho de tener que levantarme
a tirar la ceniza
lo que me impide escribir como antes.
¿qué?
Cojones,
algo o alguien tiene que tener la culpa.
Miro la lista de escritores que, 
según El Cultural de El Mundo, 
han partido la pana en este 2013. 
Busco sus fechas de nacimiento. 
El más joven, del 85. 
Y entonces respiro con alivio. 
Como si aún estuviera a tiempo 
de ser escritor. 
Cosa que jamás en mi vida 
he perseguido.

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Quizá esté haciendo el más espantoso de los ridículos.
Por ser
por puta primera vez

todo mentira.

Sólo es verdad
que es un quiste.
Que el tiempo no frena
y en las montañas del fondo de Madrid
no se difuminan
sus iniciales

No hacía falta desearlo
no me separan ni el tiempo ni el espacio.

El hijo de puta de Plank
se hace eterno entre
ahora y la próxima vez que me engañe

martes, 3 de diciembre de 2013

Hemos amanecido
como si Pollock
nos hubiera dejado caer
sobre la cama.
No tiene mérito
pollock hace eso con todo el mundo
todas las camas

todos los días.