domingo, 31 de agosto de 2014

Yo soy
la gratuidad
de los abrazos
en los mails.

viernes, 29 de agosto de 2014

Creías que esto iba a ser
una decepción como las que reparten los circos;
que nunca cumplen
las expectativas que crean los carteles en las farolas de la ciudad y a las puertas de los colegios.
Que llegarías a la carpa y el trapecista sería viejo,
el payaso no sabría apenas español
y su función se acabaría sin que hubieras
siquiera soltado una carcajada.
Si, lo sé.
Tu creías eso.
Pensabas que la domadora llevaría
el palo de una escoba por látigo.
Que los tigres serían caniches pintados a rayas.
¿verdad?

Qué putada mi brigada.

Cada vez quedan menos circos
que cumplen lo que prometen sus carteles.

Yo que tu me compraba una entrada para cada función.
Yo no puedo ir contigo, soy alérgico al pelo de los caniches, me dan miedo los payasos, no creo que los animales tengan que demostrarle a nadie las cosas que saben o pueden llegar a hacer y si no hay un tanque de pirañas debajo, los trapecistas me aburren.

Te espero a la salida
y después nos vamos a tomar un helado.

Voy a echarme un piti.
Ahora vuelvo.

miércoles, 13 de agosto de 2014

El gato de Nathaly se llamaba Milonga.