jueves, 26 de noviembre de 2015

Los mails no llegan
y los que llegan queman
el papel de fósforo
en el que escribí la carta a los reyes magos.

Dadme un puto cacho de pan bastardos.
Muero de más cosas que de frío.
Hijos de puta.

Siempre vuestro.

Los mails no llegan
y los que llegan queman
el papel de fósforo
-blum, un fogonazo-
no calienta,
solo ciega como esas cámaras de fotos
en las que había que estar muy quieto
y el fotógrafo tenía una bandeja con
cartas que yo escribía a los reyes
para crear las primeras versiones de un flash.

No puedo seguir pidiendo las cosas por favor
hasta que no me pidan perdón
y se me devuelva
lo que se me debe.
Perdono sólo
los intereses.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Creéis que sé vivir
con el desprestigio
de mis piropos
Pero no

viernes, 6 de noviembre de 2015

J'ai trouvé
la discografía de Jacques Brel
de milagro
en alguna carpeta
                de mi ordenador.
Supongo,
no lo recuerdo,
que me la bajé
inspirado por algo o alguien
para que se me pegara algo o alguien.

Pero se me pasó que la tenía.
Como todo pasa...
                             ...y seguirá pasando.

Y así lo que sucede, habrá de arrastrar consigo lo sucedido
dejando, como mucho,
fósiles
-una nota en un libro,
una discografía escondida
en un disco duro,
un grafitti que dice que alguien quiere a alguien,
una foto en una nevera
cogida con un imán
recuerdo de Dublín-
Digo,
lo que está por suceder,
habrá de arrastrar lo sucedido.
La luz todo lo inundará,
nace para ocupar.

-la luz es el futuro, aclaro-

Y así no habrá de cogerte
-ni cogerme, ni cogernos-
por sorpresa pues
                            al escribir
me aviso, te aviso, nos avisamos
de que pasará
ocurrirá
sucederá
lo ineludible.
Y puede que arrastre lo
ocurrido
sucedido
o puede que no.

Pero la certeza de que la posibilidad existe,
está ahí.

(Mientras, Heisenberg, el físico, trata de hacerse un selfie con una partícula subatómica sabiendo ya que la longitud de honda es inversamente proporcional a la energía que libera y Planck anda de nuevo por puto medio porque las cosas tienen que pasar al ritmo que él diga, como un Jose Luis Moreno)

Total,
tanta poesía,
tanta lengua...
para que todo lo expliquen los números.


jueves, 5 de noviembre de 2015

Las chicas que conocía
-o conozco
o creo conocer-
se han ido 
poco a poco 
dejando de poner
los colgantes 
que siempre 
llevaron al cuello. 

No me atrevo a afirmar que las cosas cambian.