sábado, 21 de mayo de 2016

Los ríos no saben
cómo se llaman.
A Sara
se le cayeron
las ganas de besarme
en medio del domus
y eso generó
ocho años después
un sueño con Gracia,
Rosel, la propia Sara
y Cristina
pidiéndome que hiciera la cena.
Aquellos grados de alcohol
que nos calentaban en
las escaleras de
un cuatro de noviembre,
las visitas que venían
a pasar el fin de semana a Perugia
y volvían sin recordar nada,
la nieve sobre mis hombros
la noche que me hice un hombre.
"Soy de Alicante,
es la primera vez en mi vida que veo algo así"
Morlachi
Porta Eburnea
El Marqués de Porta Pesa
Buffalo Soldiers
Paso de ir hasta Elce
para echar un polvo.

Y despertar en Elce.

Soy mas verde que
la muerte de Lorca,
un libro sobre nocilla
un libro de nocilla
un libro de rizzla
porque eres un pedazo de mujer
Napalm Death
You sufer.
Perdidos
Perdidos
Perdidos
Perdidos como gilipollas
Nuestra puta mili
la mili de la generación messenger
malcriados, mimados, entre algodones,
inventándose idiomas
que merecían más respeto
bebiéndose los floreros
tomando café en copas que robaron la noche anterior
yendo a clase
a ser blanco fácil del agravio comparativo
con erasmo por apellido.

Y el tiempo
que llega en trenitalia
y si scusa per il disaggio
te regala lo que querías
o lo que esperabas
o te enseña a pensar
que lo querías
o que lo esperabas.
Los trenes
siempre los trenes
como ríos sin nombre
que anhelan uno.

miércoles, 18 de mayo de 2016

Alejandra me mira
desde el lomo
de su
libro.

-flanqueada
por Vila-Matas
y un libro de filosofía
basado en Los Simpsons-

Está a la mitad
y se llena poco a poco
con esa tortura de la gota
que cae en el cabeza
del condenado.

En unos meses
todos los poemas serán nuevos
otra vez

ahora
maceran como un oporto amargo
esperando el milagro

Lumen inter tenebris

domingo, 1 de mayo de 2016

Cosas que he
aprendido:

Si te regala
unas zapatillas
de andar por casa

no son unas zapatillas cualquiera.


son para andar por su casa.


Es probable
que sea el visado
mas raro del mundo.

Pero recuerda



es un
visado.
El patio huele
a lejía
y por ende a vestuario
de piscina,
sábado por la mañana,
y competición.

Otro día os cuento
que fui campeón de Madrid
a mariposa.

El patio huele a piscina,
arizónica,
verano.

¡Oh! ¿otro poema
de como llegan las estaciones?
¡Estás sembrado Julio!

Si.
De como llegan,
de como empiezo a ir descalzo
para hacer callo.

Un poema de diferencias
entre este tiempo
y otro.

De eso
y de
callos.